El inversor de signo gravitatorio excremental. Una teoría cuántica.


Soy una persona muy cuidadosa de su aspecto, que se afana en mantener su línea (curva) porque en mi pueblo, un hombre sin barriga es un hombre infeliz y descuidado. Como dice la Mariconchi, soy un lerdosexual, como el Cristiano Ronaldo ese que sale en los semanarios de Economía y Hacienda.

Bien, pues teniendo esto en contexto, entenderéis que me pese con frecuencia para asegurar que ni aumento de peso para ascender a lorzasexual[1], ni por supuesto pierdo tanto que peligre mi reputación de soltero feliz y apañado.

A lo que iba, que me desvío más del tema que un carrito de supermercado. Pues yo acostumbro a pesarme antes y después de defecar[2]. Os lo voy a poner en plan matemático para que no suene tan crudo (perdón por la imagen), que así me lo ha recomendado don Jonás, el maestro:

M0 ≤ Mf

Siendo M0 la masa inicial ante-defecatio y Mf la masa post-defecatio[3]. O sea, para los del plan moderno de educación, que yo pesaba menos antes de que después de plantar un pino.

Ahora bien, si de mi cuerpo ha salido la masa excremental[4] Me tenemos que

Mf = M0 – Me

y, por tanto:

M0 ≤ M0 – Me ergo Me ≤ 0

Es decir, la masa excremental es necesariamente menor o igual que cero. Aquí se nos presentan dos escenarios cuanticos. Es decir, dos escenarios chiquiticos.

El primero, que a veces Me = 0, que es lo que en fisiología se conoce como estreñimiento o restreñimiento. Poco que añadir a la cosa, que hay evidencia tanto estadística como empírica y gnóstica.

Pero el segundo escenario es el que me saca loco: si Me < 0, lo defecado tiene que pesar menos que nada, pese a su constatable, mediante varios sentidos humanos, volumen. Eso sería un sindios, así que me arrejunté con el Sebas (ese que estudió rastropología en la capital) y don Jonás en el local de la Mariconchi, y pergeñamos una teoría entre orujo y orujo, y viceversa. O sea que partiendo de una tisis nos curramos una hipotisis, como decía el Sebas ayer. Y una buena resaca, como digo yo hoy.

Os lo explico hasta donde mi memoria fue capaz de flotar en el orujo.

Cuando les conté mi investigación empírica[5], la primera reacción fue de incredulidad, pero cuando íbamos por el tercer o cuarto chupipiedra de orujo[6], preguntó el Sebas si la masa excrementada caía hacia abajo. Contesté afirmativamente, lo que quiere decir que moví la cabeza arriba y abajo, que ya no daba yo para mucho. Entonces Sebas dio un palmetazo en la mesa y gritó “¡eureka![7].

Explicó el Sebas que, si la excrecencia cae tras salir de mi cuerpo, sin duda es porque adquiere masa positiva una vez fuera de mis tripas, pero mantiene masa negativa mientras está dentro. Luego se lio a vociferar[8] algo de unas cuerdas que vibraban para generar algo que no pillé sobre unos cabritones, gravitones, o algo así, pero invertidos[9]. También dijo que en lugar de ojete yo debía tener un agujero negro[10] en cuyo horizonte de sucesos operaba una singularidad conversora, que reinvertía las cuerdas para formar cabritones positivos. Ahí me pedí dos chupipiedras de orujo, y le dije a la Mariconchi que no le sirviera más al Sebas.

Cuando trajeron los orujos, don Jonás se espabiló, me quitó uno antes de que pudiera evitarlo, lo vació de un trago y dijo que el Sebas no tenía ni puñetera idea. En primer lugar, porque yo no podía tener un agujero negro en el culo, porque entonces tendría una masa infinita en la rabadilla y caerían cosas en él en lugar de salir, y eso me causaría muchas molestias. En segundo lugar, porque a mí me operaron de apéndice y los cirujanos hubiesen notado si la masa fecal se hubiese puesto de repente a volar a su alrededor, en plan película guarra de ciencia ficción. Y por último porque yo no tenía ni idea de física cuántica, ni de la otra, dicho sea de paso, así que como iba yo a hacer esas cosas tan complicadas sin acelerador de putículas ni nada.

Ahí el Sebas se cabreó y empezó a gritar que él tenía un máster y que qué sabría un maestrillo de pueblo. Que él había estudiado mucha física en la carrera. Entonces empecé a comprender la teoría del caos que me había contado la semana de antes el Sebas: si el vaso hubiese estado lleno no hubiese pasado nada, porque ni loco va a derramar don Jonás un buen orujo, pero estaba vacío y le fue a dar al Sebas en todo el entrecejo[11]. Como lo de la mariposa esa que causa una tormenta, pero aquí de guantazos[12].

Mala praxis fue esa, que el Sebas acabó en el hospital con la ceja partida, y don Jonás en el cuartelillo.

————————————————–

El resultado es que sigo sin saber por qué M0 ≤ Mf siendo Me ≤ 0 ante-defecatio y Me > 0 post-defecatio. Porque de la teoría de la Mariconchi de que es culpa de las judías con chorizo no me creo nada: todo el mundo sabe que el tetrahidruro de carbono[13] pesa más o menos la mitad que el aire. Además tampoco son tantas la judías que trasiego, que una vez al día no es pasarse, que todo lo que llevan es muy sano. Y son verduras, que es lo que me recomienda don Rogelio, mi médico.

Dicho esto, si alguien tiene una idea mejor que la del Sebas, y que a ser posible se entienda, que la ponga por aquí.

Hala, ahí os quedáis que se me enfrían las judías.

Firma Don Bigardo


[1] Eso también lo dice la Mariconchi, que esa un día se muerde la lengua y se nos muere.

[2] Esta palabra me la ha recomendado el maestro, que dice que no se puede escribir cagar en los blojs.

[3] O sea, antes y después de cagar para los del plan moderno de educación (es un decir).

[4] Para entendernos, el mojón desalojado de mis tripas

[5] Dice don Jonás que esto significa de campo. Ya le dije yo que acostumbro a cag… a defecar en una taza de retrete, pero él me dijo que lo pusiera, que yo era un cenutrio. Para que se callara, así lo puse. Ahí queda el palabro con mis disculpas. NOTA BENE: Un día de esto buscaré cenutrio en el diccionario, y sospecho que una hostia va a aterrizar en la cara de don Jonás.

[6] Especialidad de la tasca de Mariconchi. Pone vasos de piedra, con capacidad de almacenar cubitos de hielo, pero sin hielo para que quepa más orujo.

[7] Ahí miramos todos la tele por si echaban un partido de fútbol con algún equipo griego, pero estaba apagada. Así es el Sebas, que ve cosas donde no las hay.

[8] Nos regó a todos bien regados de saliva y orujo.

[9] Igual es que hay cabritones gay, eso no me quedó claro.

[10] Yo creo que ahí me estaba llamando guarro, pero cuando iba a sacudirle al Sebas me cogió don Jonás. Esa bofetada no llegó a aterrizar, pero me la guardo junto con la hostia a don jonás. Que ayer estaba muy perjudicado y no me atreví. Pero guarro o no, a rencoroso no me gana nadie.

[11] Es un decir, porque en realidad el Sebas sólo tiene un cejo, como todo el pueblo. Es una característica étnica, como vulgarmente se dice.

[12] Y todo porque a la Mariconchi hay que darle en el codo para que suelte, que no se sabe de nadie que haya salido de su casa invitado. Que si se hubiese estirado y le hubiese llenado de algo el vaso a don Jonás, igual ahora estaría el problema resuelto y nos daban el Nobel ex aequo.

[13] Pedo, peo, follo, podredumbre, cuesco, etc. También metano, para los tiquismiquis.

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: