Sois paganos, y lo sabéis. Io saturnalia!


Este escrito va dedicado a los niños y niñas, de entre dieciocho y ciento veinte años, que se sienten raros deseando una fiesta de obligatoria alegría y desenfreno consumista, por el nacimiento de alguien hace un par de milenios. Porque yo soy uno de esos, pero más bacín, y curioseando un poco por aquí y por allí, voy y me entero que Jesús de Nazaret nació antes de octubre, ni de coña en invierno que no hay ovejas triscando:

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. (Lucas, 2:8)

 Y ni siquiera lo hizo en el año cero de nuestra era, sino entre dos y seis años antes, según a quién preguntes.

Sin embargo, si te vas al calendario romano, resulta – ¡oh, casualidad! – que a finales de diciembre celebraban las saturnales, una fiesta muy divertida que acababa con un banquete. Y el 25 se celebraba el renacimiento del sol en muchas religiones antiguas. Sólo desde el siglo III se habla de la Natividad, y creo yo que por aprovechar que la fiesta ya estaba, así para que volverla a inventar. Y ahora también parece que se mantenga su lado pagano, ya que estamos, que más parece un homenaje a Baco y a Pluto (el de Disney no, el griego).

No pasa nada, una fiesta familiar es básicamente una ocasión para pasarlo bien porque toca, y si es la única forma de que os reunáis con ese cuñado (o cuñada) insufrible, o esa tía-abuela más obstinada que matar un cerdo a besos, pues bien está. Eso sí, si creéis que eso os va ayudar a ganar el cielo, id quitando la idea de la cabeza y mejor dejad sitio para la resaca.

Para que sepáis exactamente qué estáis celebrando, os cuento cuatro cosillas. Los que no estén interesados, espero por vuestro bien que seáis ateos, que total de condenados al río. A los agnósticos no les digo nada, que esos te dicen amén a todo y se quedan tan frescos.

17-23 Diciembre

En Roma se celebraban del 17 al 24 de diciembre las saturnalias, empezando con un sacrificio en el templo, un banquete público, el intercambio de regalos, y un festín la última noche. Correspondía al final de las tareas del campo, e implicaba un cambio de roles. Los esclavos y los niños mandaban, los amos obedecían.

Durante este tiempo se suspendían las guerras y las ejecuciones y sólo podían trabajar quienes producían comida: pasteleros, panaderos, cocineros, …

El ambiente era carnavalesco, con un franco relajo en las costumbres públicas.

¿Os va sonando hasta aquí? Una especie de síntesis jaranera entre navidad y carnavales.

Saturno.

El dios al que se dedicaban las fiestas entre el 17 y el 24 de diciembre tiene miga. Es una de las pocas deidades originales romanas, que reinó hasta que apareció Júpiter, calcado al Zeus griego. Ya se sabe que los romanos para esto eran, más que politeistas, omniteistas: adoraban a lo que se les pusiera a tiro, siempre y cuando no les impidiera adorar a todos los demás. Una buena forma de aprovechar todas las fiestas, por otra parte.

Era el dios de la agricultura y de la cosecha, pero también el símbolo del tiempo. Por ello se le suele representar como un anciano con una hoz, un destructor. También aparece como un tipo que se comprometió con su hermano Titán a no tener hijos, pero como parece que a él y a su esposa Ops les iba la marcha, tuvieron tantos que él se los tenía que comer luego para que no se cabrease su tito Titán.

Traigo a cuenta lo de Saturno y sus hijos, porque no sé yo muy bien si es buena idea poner un niño a tiro de Saturno en su festividad. Vosotros sabréis.

25 de diciembre

Como solsticio de invierno (de verano si vives en el otro hemisferio terrestre) han celebrado este día un montón de religiones. Cito algunas de ellas, pero si buscáis por ahí aparecerán más:

Dies Natalis Solis Invicti

Los romanos celebraban el día del invencible dios sol, que se asignaron a los dioses Sol y, más tarde, Helios.

Mitra

El 25 de diciembre se conmemoraba el nacimiento de Mitra. También era sagrado el domingo, como día del Sol (¿a que también os suena?), que dicho sea de paso todavía tiene esta raíz en inglés: Sunday, literalmente día del sol.

Aparte de lo dicho, no se sabe mucho de esta religión porque era mistérica, transmitida oralmente de iniciado a iniciado.

Freyr y Freyja, dioses nórdicos del sol naciente, la lluvia y la fertilidad.

El macizo y bien plantado (nunca mejor dicho) Freyr es un dios asociado al sol en el panteón nórdico. Su nacimiento se celebraba al día siguiente del solsticio, el 26 de diciembre.

Y os diré otra cosa que os va a sonar, también existía la tradición de adornar un árbol en honor a Yggdrasil, el árbol del universo.

Huitzilopotchli e Inti

El dios azteca del sol y de la guerra Huitzilopchtli llegaba durante el solsticio, aunque no necesariamente se celebraba el 25. Los Incas eran más de Inti, su dios del sol.

Si os ponéis en plan hippy y decidís celebrar la navidad cada año en honor a un dios de la lista, tened cuidado: algunos exigían sacrificios humanos y actos de canibalismo. Yo de vosotros me lo pensaría, que ya es bastante difícil lidiar con el pavo para tratar de celebrar con vuestro cuñado (o cuñada), que igual pierden repentinamente el espíritu navideño al veros llegar con el cuchillo.

6 de enero

Se supone que los magos – sacerdotes eruditos según la tradición oriental – aparecen en el evangelio de Mateo, pero ni se dice que fueran tres, ni que fueran reyes. Se estableció ese número allá por el siglo III por aquello de que, si traían tres regalos, pues serían al menos tres. Las versiones ortodoxas siria y armenia del cristianismo son de visión más amplia y aseguran que son doce. Tiene sentido: doce apóstoles, doce magos, doce uvas… Ah no, que lo de las uvas es cosa española.

Aquí celebramos la epifanía y la llegada de los Reyes Magos, porque sí: tres y reyes por mis coronas. Pero no es así en todas partes, por ejemplo, en Italia llega una bruja buena, la Befana, rellenando los calcetines de los niños buenos. Yo creo que una versión con los doce caballeros Jedi tampoco sería cosa de despreciar, ahí dejo la idea.

En todo caso que los magos eran gentiles, no judíos. Tiene esto su importancia porque recordemos que los primeros cristianos eran judíos a todos los efectos, de modo que los reyes magos fueron los primeros no judíos en adorar a Cristo.

A los países de habla inglesa todo esto les importa más bien poco, y consideran el 6 de enero el último día de la Navidad, así que se dedican a quitar el árbol y los adornos. Gente ordenada, como debe ser, que luego llega Pascua y todavía está molestando el Belén.

Aquí acabo

No voy a seguir, porque esto sería eterno y sólo quería dar un toquecillo ligero, como de pasada. Si alguien tiene interés en seguir investigando tradiciones, le recomiendo que empiece por Santa Claus, que da para mucho.

Dicho esto,

Io saturnalia, et ave Deus Sol invictus!

Un comentario sobre “Sois paganos, y lo sabéis. Io saturnalia!

Agrega el tuyo

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Subir ↑

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: