El descrédito de la Europa ilustrada: el reparto del pastel colonial


En diciembre la universidad nos planteó un estudio del proceso colonizador del siglo XIX desde un punto de vista de necesidad. La pregunta a responder era: ¿tenía necesariamente que ocurrir el proceso imperialista y la colonización, o fue un proceso histórico por simple contagio?

No se plantean elementos anteriores como la esclavitud – el comercio de esclavos se abolió en la mayoría de Europa a principios de siglo – o el imperialismo monárquico que inició España en el siglo XVI. Lo interesante era ver hasta qué punto había influido la Ilustración y el proceso modernizador de Europa.

Es éste, por tanto, un trabajo académico, aunque entre la frialdad del redactado se trasluce la repugnancia de la mirada sobre un proceso que fue cualquier cosa menos humanista.

Sirva esta publicación para seguir recordando de dónde venimos, aunque sea con la nariz tapada.

Guerreros Herero
Varias tribus se rebelaron contra el II Reich hacia 1904. Viendo que no podía vencer en terreno abierto, el teniente general von Trotha bloqueó el agua y empujó los herero hacia el desierto con su artillería. Murieron de sed entre 12.000 y 14.000 personas. Cuando Berlín ordenó detener la matanza, una tercera parte del pueblo había muerto, más de 65.000 herero y unos 10.000 nama. Fue el primer gran genocidio del siglo XX. Fuente: http://www.lemonde.fr/afrique/article/2016/11/25/herero-et-nama-premier-genocide-du-xxe-siecle_5038156_3212.html

 

Introducción

Imperios, siempre los ha habido. Si al hablar de colonización tendemos a pensar en el siglo XIX es porque, por primera vez, ocurrió en una sociedad comunicada globalmente.

Por otra parte, los siglos XVIII y XIX vieron numerosas revoluciones burguesas. Los cambios conducían ineludiblemente a sustituir el sistema absolutista y feudal existente por el nuevo sistema capitalista, de igual modo que los nacionalismos estatales exacerbados llevaron al imperialismo.

Sin embargo, no todas las potencias europeas tuvieron el mismo comportamiento en sus colonias, por más que la tecnología, el modelo económico y la ideología fueran compartidas. ¿Por qué?

Varios elementos impulsaron la colonización, siendo el primero de ellos el sistema capitalista y el beneficio de las élites, mientras el darwinismo social actuaba como justificante, y el nivel de inclusividad institucional modulaba las actuaciones. Estas variables modelaron el proceso.

Pero antes de desarrollar estas hipótesis sería conveniente definir qué entendían los europeos del siglo XIX por imperialismo y colonialismo.

Imperialismo y colonialismo

Algunas monarquías ya explotaban sus colonias desde el siglo XVI, pero es en la segunda mitad del siglo XIX cuando se produce el reforzamiento de los estados-nación.

En ese momento, en Inglaterra el capitalismo ya está fuertemente arraigado y ha transformado la sociedad. Francia se encuentra en pleno crecimiento. Para los recién llegados, como Italia o la Gran Alemania, el imperialismo es una forma de cohesionar un sentimiento nacional.

Es en este entorno, nacional y nacionalista, en el que necesitamos definir el imperialismo y los colonialismos político y cultural.

Imperialismo

Circulaba la idea de que los estados nacen de la guerra. El militarismo cohesionaría la sociedad en torno a un liderazgo centralista, justificado por el imperialismo (Lewellen, 1994, pág. 72).

Los estados-nación consolidan internamente su estructura nacional mediante un patriotismo vertical, de arriba hacia abajo. Su magnificación lleva al concepto de misión nacional, que debe ser aplicada en el exterior de sus fronteras para mostrar una pátina de prestigio internacional. Y de paso sirve a nivel interno para justificar el aplastamiento de grupos insumisos, empecinados en conservar los valores culturales previos a la construcción del Estado.

Podríamos pues definir imperialismo como la doctrina política que justifica el militarismo como cohesionador social de la nación, mediante la expansión territorial como reafirmación internacional.

Colonialismo

Cuando los colonizadores se encuentran con los nativos, se produce un choque cultural que conduce los pueblos perdedores a la disonancia: de pronto, sus leyes ya no tienen sentido, y deben obedecer otras que desconocen. El colonialismo es consecuencia de la hegemonía política intencionada, basada en la fuerza, de un grupo cultural sobre otro (Bohannan, 2010, págs. 280-281).

Pero para ello, tienen que sobrevivir pueblos colonizados con una cultura propia y diferente. Por tanto, imperialismo y colonialismo no son sinónimos, ni aparecen necesariamente unidos: puede darse imperialismo sin colonización, aunque no a la inversa.

Causas y justificaciones

Convendría ahora estudiar aquellos requisitos que deben ser satisfechos para que el colonialismo beneficie al colonizador. Me centraré en tres dimensiones.

Economía

La rentabilidad económica es sin duda la condición primaria, pero es con frecuencia mal entendida. Que una actividad financiera sea rentable no implica que lo sea en términos de balance nacional, basta con que beneficie a una élite inversora.

Dicho esto, los resultados fueron sin duda positivos para los mayores inversores: Reino Unido y Francia.

En 1910 el capital británico en el extranjero (en rojo en los gráficos) equivalía a 1,76 veces los ingresos anuales del país, y sextuplicaba el valor de las tierras dedicadas a explotaciones agrícolas en Gran Bretaña.

Los valores en Francia eran más limitados, pero también positivos: el capital extranjero equivalía en 1910 a 1,23 veces la renta anual nacional, ligeramente inferiores al valor de las tierras agrícolas[1].

Las rentas que correspondían por ese capital extranjero a las élites inversoras equivalían a un 10% de la renta nacional en Gran Bretaña, un 5% en Francia.

El capital en Gran Bretaña

El capital en Francia
Fuente http://piketty.pse.ens.fr/fr/capital21c

Unas rentas lo suficientemente importantes como para permitirles mantener un excedente en su balanza de pagos (el déficit comercial oscilaba entre 1 y 2%). En palabras de Piketty (2014, págs. 136-137) “el resto del mundo trabajaba para incrementar el consumo de las potencias coloniales y, al hacerlo, se endeudaba más con esas mismas potencias coloniales”.

¿Era necesario para la vitalidad de su economía? Sí, porque la desigualdad en el reparto de las rentas del capital interior limitaba el consumo de las clases populares. Se requerían nuevos mercados donde colocar el excedente, tanto de capital como de productos.

¿Fue así para todas las naciones? No siempre. Ahí tenemos por ejemplo el caso de las monarquías extractivas – España o Bélgica – donde predomina el interés privado. En el lado contrario la visión nacional de Francia, o el sistema mixto público/privado de Reino Unido.

En otros países – Alemania o Italia, por ejemplo – los principales impulsores a nivel estatal son el efecto contagio y la búsqueda de prestigio internacional, pero siempre subordinado a objetivos económicos privados.

Estructura institucional desarrollada

El concepto de inclusividad/exclusividad institucional ha sido popularizado por los economistas Acemoglu y Robinson ( (2012, págs. 96, 98). Un sistema será inclusivo cuando sus instituciones ofrezcan seguridad y servicios públicos, y no se opongan a la entrada de nuevos actores en la economía. Por el contrario, será extractivo cuando tenga por objetivo extraer rentas y riquezas en beneficio de minorías.

Si aplicamos este concepto a los sistemas – el hegemónico y el previamente existente en el territorio – podemos obtener una dimensión que explica en buena parte los resultados. Esto ocurre porque la idea eurocéntrica de nación y nacionalismo no es universal. Depende de creencias religiosas, concepciones de parentesco y comunidad, ideas de territorio, modos de vida, etc. El pueblo invadido legitimará la autoridad colonial en mayor o menor medida, y eso determinará la fortaleza de su nuevo universo simbólico[2] (Llobera J. R., pág. 20).

Es decir, será más sencillo para los colonizadores dominar un régimen dirigido por figuras autoritarias – la sociedad sólo cambia de explotador – que otro de naturaleza participativa e inclusiva que tenderá a oponer una mayor resistencia al cambio.

Ideología

Parafraseando a Ruth Benedict, para entender el impulso colonizador no necesitamos investigar la colonización, hay que investigar el impulso[3]. A estos efectos, utilizaré la definición de la sociología del conocimiento, heredera de Marx, que afirma que la ideología consiste en un conjunto de ideas que sirven como arma para unos intereses sociales particulares (Berger & Luckmann, 2015, pág. 17).

Nacionalismo

Recordemos que los nacionalismos se definen frente a otros, y los imperios eran una buena forma de hacerlo en la esfera global. Lo expresa claramente el príncipe Von Bulow en su discurso de 1899: “Si los ingleses hablan de una Gran Bretaña, si los franceses hablan de una Nueva Francia, y si los rusos progresan en Asia, nosotros también tenemos derecho a reclamar una gran Alemania (…)[4]”.

Etnocentrismo…

Otro elemento a tener en cuenta era la visión etnocéntrica europea. Bohannan (2010, pág. 278) comenta que dos premisas cegaban a los europeos. Por un lado, la jerarquización que situaba en lo más alto de la pirámide a los hombres civilizados, y por tanto cualquier otro pueblo tenía que ser necesariamente inferior. Por otro lado, el conocido concepto del buen salvaje, que, aunque de origen muy anterior[5], la Ilustración había popularizado. Relegaba a los pueblos no europeos a estados infantiles, que necesitaban de la ayuda civilizadora de las grandes naciones.

Zoo humano
Zoo humano, 1887. Fuente: https://elrinconmascurioso.wordpress.com/tag/zoo-humano/

Gracias al etnocentrismo la opinión pública acababa convencida de la intención de sus gobernantes de la necesidad de construir imperios coloniales, a mayor beneficio del “negro salvaje y bárbaro” (Dubarry, 1879)[6] y gloria de la Nación.

…y racismo

Ayudaban a esta visión las doctrinas pseudocientíficas que fomentaban el darwinismo social[7], como la del conde de Gobineau[8], Herbert Spencer[9], o el propio Darwin[10]. Y es que “…el racismo es una ideología que conforta a los nacionales pobres sin privilegios, diciéndoles que, sea como sea, pertenecen a una raza superior” (Mario Erdheim, 1993)[11].

Resume la importancia del discurso racista Foucault: “En realidad, no fue otra cosa que la inversión, hacia fines del siglo XIX, del discurso de la guerra de razas, o un retomar de este secular discurso en términos sociobiológicos, esencialmente con fines de conservadurismo social y, al menos en algunos casos, de dominación colonial.” (Foucault, 1993, pág. 59)

Con esto ya disponemos de las bases ideológicas que, mezcladas en diversas proporciones a la mayor conveniencia para sus fines, utilizarán los agentes coloniales. Es evidente que existió una mítica política irracional, modelada y fomentada por el cálculo económico – ergo, racional – de las élites europeas.

Las actuaciones

Creo que la mejor manera de explicar el carácter con que fueron construidos los imperios es relatar algunos casos ejemplares. Recordemos que los conquistadores enfrentaban un choque cultural, que en ocasiones resolvieron destruyendo las poblaciones aborígenes para reemplazarlas por colonos, aplicando métodos esclavistas aculturales, o implantando nuevas estructuras institucionales ad hoc.

Conviene recordar que ya existía explotación de los territorios de ultramar con anterioridad. Por ejemplo, son conocidos los imperios de Portugal y España, no tanto el negocio indirecto del esclavismo: entre 1750 y 1807 los británicos vendieron 22.000 toneladas de pólvora a estados africanos, y 91.000 kilos de plomo anuales. Sólo en la costa de Loango, los europeos desembarcaban unas 50.000 armas anualmente (Acemoglu & Robinson, 2012, pág. 300).

Lo que todos tienen en común es el sometimiento de los pueblos colonizados a una aculturación total o parcial – cuando no a su desaparición física – y el desvío de beneficios procedentes de la explotación de recursos locales hacia las élites europeas.

Explotación extrema

En algunas ocasiones no es posible hablar en sentido estricto de colonialismo, puesto que no existen unas colonias con cultura identificable, ni colonos. Ni siquiera se intenta implantar un sistema político sobre el pueblo colonizado. Se trata tan solo de maximización de beneficios.

Holanda, siglo XVII

En el archipiélago de las Molucas existían tres reinos que disponían del monopolio de clavo, macis y nuez moscada. Comerciaban a cambio de productos manufacturados y alimentos con Java, Malasia, India, China y Arabia.

En 1511 los portugueses tomaron Melaka, en Malasia, para controlar el comercio de especias, pero fracasaron. Los holandeses llegaron en 1600 y firmaron una exclusiva con el reino de Ambon, para cuya explotación fundaron la Compañía Holandesa de las Indias Orientales en 1602[13]. Al igual que su equivalente británico, la Compañía formaba un estado dentro del estado, con su propio ejército y administración.

Mapa de Maluku
Islas Molucas, actual provincia indonesia de Maluku.
Fuente Wikipedia

Intentaron controlar las islas de Banda para monopolizar macis y nuez moscada, pero las instituciones existentes eran inclusivas: pueblos pequeños e independientes gobernados de forma comunal. En vista de las dificultades para controlar la producción, el gobernador Jan Pieterszoon Coen navegó hasta Banda en 1621 con un ejército, exterminó a toda la población, excepto a unas pocas personas que tenían el conocimiento imprescindible, dividió la extensión en sesenta y ocho parcelas y las entregó a colonos holandeses, autorizándoles a comprar esclavos a la Compañía. Para finales de siglo, el precio de la nuez moscada se había duplicado. En vista del éxito, extendió el método en la región.

El Estado Libre del Congo (1885-1908)

Al descubrir su navegabilidad, el explorador Henry Stanley propuso en 1878 a Gran Bretaña la colonización del entorno del río Congo. Su proyecto fue rechazado, pero el perfecto hombre de negocios que era Leopoldo II de Bélgica le escuchó. Como la opinión pública belga era mayoritariamente anticolonialista, el rey buscó, y consiguió en 1885, la propiedad personal del territorio.

Manos cortadas en el Congo Belga
La amputación de manos y pies era una práctica corriente para verificar que los trabajadores que no habían cumplido su cuota habían sido castigados. Fuente https://chrismielost.blogspot.com.es/2012/11/el-congo-del-rey-leopoldo-ii-historia.html

Sabedor de que su oportunidad de enriquecimiento era temporal, Leopoldo II decidió explotar al máximo caucho y marfil. El método aplicado equivalía a la barbarie que describía Fray Bartolomé de las Casas en América dos siglos atrás[15], y el nivel moral de sus admirados holandeses en Java[16]: ninguno.

Manos de hija
Trabajador contemplando la mano y el pie de su hija de cinco años, cortados para castigarle porque no alcanzó su cuota de recogida de caucho.
Fuente: http://m.padypady.com/article/4995/Some-Scary-And-Disturbing-Images-And-The-Stories-Behind-Them/

 

Desgraciadamente para Leopoldo II, un inglés y un irlandés – Edward Dene Morel (1872-1924) y Roger Casement (1864-1916) – asumieron como misión vital la publicación de las atrocidades cometidas en el territorio. Casement pagó su victoria con la vida y Morel con la cárcel, pero lograron su objetivo: en 1908, rodeado de escándalos y habiendo bajado el precio del caucho, el septuagenario Leopoldo II donó sus posesiones al estado belga.

Morel y Casement
Edward Morel (izda.) y Roger Casement (dcha.)

El historiador Jean Stengers (Blom, 2010, pág. 179) calculó que la explotación del Congo había reportado al rey unos 60 millones de francos de beneficios, más 50 millones[17] recibidos del estado belga en “testimonio de gratitud”. El coste para los belgas durante ese período fue de más de 230 millones sólo en gastos de administración y defensa.

El caso del Congo es paradigmático al beneficiarse únicamente una persona que era, al mismo tiempo, el monarca de un país que hasta 1908 sólo había sufragado los costes de un territorio esquilmado.

Estos comportamientos amorales no ocurrieron sólo en el Congo, también, por ejemplo, Gran Bretaña fue capaz de atrocidades como las guerras del opio en China. No incluyo aquí el relato, que no desmerecería de los anteriores, por no alargar la lista de desmanes cometidos en nombre de la civilización y el libre comercio.

Resistencias

Cuando la autoridad en el país sometido es legítima, los estados colonizados acaban recuperando sus recursos para la explotación directa. Veamos dos casos.

Los tres jefes africanos (1895)

Los estados tswanas habían desarrollado instituciones de gobierno que tenían dos características sorprendentes para la época y lugar: centralización política y toma de decisiones colectiva.

Tres jefes Botsuana
El reverendo William Charles Willoughby presentando en Londres los reyes Khama, Sebele, y Bathoen

En septiembre de 1895 tres jefes africanos viajaron a Inglaterra con el objetivo de proteger sus estados de Cecil Rhodes (1853-1902)[19]. La región de Bechuanalandia tenía el estatus de protectorado británico desde 1885. Los británicos por su parte no tenían un excesivo interés en la zona, pero convenía controlarla para frenar la expansión de bóer y alemanes, y establecer comunicaciones seguras.

Tras una primera reunión con el secretario colonial Joseph Chamberlain, los jefes partieron a dar una serie de conferencias por el país. Volvieron a reunirse el 6 de noviembre. La administración colonial solicitaba tomar y vallar las tierras necesarias para un trazado de ferrocarril. A cambio, los británicos se comprometieron a enviar oficiales coloniales a los estados, que estarían a partir de ese momento bajo protección de la reina.

Aunque su economía durante la colonización se basó en la exportación de carne, una vez independizados se realizaron prospecciones y descubrieron minas de diamantes. Hasta entonces, las prospecciones habían sido sistemáticamente bloqueadas por los jefes locales.

El canal de Suez (1859-1869)

Los ingenieros de Napoleón ya habían estudiado la idea de un canal que ahorrase el viaje marítimo por el cabo de Buena Esperanza. No fue, sin embargo, hasta 1858 que se formó la Compañía Universal del Canal Marítimo de Suez gracias al impulso del exembajador francés en el Cairo Ferdinand de Lesseps, y del virrey de Egipto, Said Pachá. Por entonces, Egipto era un protectorado del imperio otomano con gran autonomía.

En 1859 se inicia la construcción[21] del Canal, que los británicos, preocupados por la influencia que podrían ganar los franceses en un punto clave para el comercio con la India, consiguieron interrumpir en varias ocasiones. Tras la intervención de Napoleón III, una comisión internacional resolvió los problemas en 1864. Se inauguraría oficialmente en 1869.

Said Pachá compró el 44% de las acciones, que más tarde tendría que vender a Gran Bretaña en 1875. El resto fue distribuido entre los accionistas franceses en tan sólo dos meses. Pero los británicos no se habían conformado, y en 1885 entran en guerra con Egipto y reemplazan a los otomanos como protectores.

Nacionalización del Canal de Suez
Nasser iza la bandera egipcia en Puerto Saíd para celebrar la marcha de los últimos soldados británicos en junio de 1956.
Fuente Wikipedia

Gran Bretaña y Francia gobernaron militarmente la zona del Canal incluso después de la independencia de Egipto en 1922. Finalmente, el presidente de Egipto Nasser se enfrentaría a ambos nacionalizando el canal en 1956.

Tras fuertes enfrentamientos armados y el hundimiento de barcos para interrumpir la navegación, se alcanza un acuerdo por el que Egipto compensó a los accionistas, finalizando los pagos en 1963.

El Canal se pudo nacionalizar con el apoyo de la comunidad árabe, pero sobre todo porque Egipto tenía instituciones fuertes, y un gobierno centralizado no extractivo.

Tenemos aquí dos ejemplos que consiguieron controlar sus recursos tras la independencia, aunque no sin coste. La característica común de ambos casos es la existencia previa de instituciones de gobierno establecidas y percibidas como legítimas, con unos cimientos inclusivos.

El presente

Para observar cómo ha evolucionado cada uno de los países mencionados, utilizaré como indicador[22] el PIB per cápita en dólares internacionales (PPC) y la tasa de incidencia de pobreza[23] (IP).

Las islas Molucas – actualmente Maluku, una provincia de Indonesia – alcanzaron en 2015 un PPC de 1.612,87$[24], muy por debajo de la media indonesia de 11.612,66$. Otras fuentes hablan de más del 19% de pobreza absoluta, y 1,5$ de salario diario medio[25].

La República Democrática del Congo – ex-Estado Libre del Congo – tiene un PPC de 800,52$ y un IP del 77,1% (2012). Recientemente ha sufrido dos guerras, la primera (1996-1997) relacionada con el genocidio étnico de Ruanda, donde murieron más de medio millón de personas, con dos millones de desplazados. La segunda (1998-2003) derivada del conflicto del Coltán[26], ese material tan valioso para las tecnológicas, que se estima que ha causado entre cuatro y seis millones de muertos[27].

Comparemos estos datos con la República del Congo, excolonia francesa. Su PPC es de 5.718,79$. La tasa de pobreza es del 37% (2011). Su historia reciente es una cadena de golpes de estado y guerras civiles hasta 1999.

El PPC de Botsuana – anteriormente Bechuanalandia – es de 16.734,85$, más de 20 veces el del ex-Congo belga, y casi triplica el del ex-Congo francés. Su IP era de 18,2 (2009). Desde 1964 no ha sufrido golpes de estado ni guerras civiles, y se ha practicado la alternancia política en el poder.

Egipto tiene un PPC de 11.131,72$ y una IP de 1,4 en 2015. Su historia reciente también incluye guerras y golpes de estado, pero habría que incluir en la ecuación el conflicto árabe-israelí.

Es posible que alguien piense que he elegido casos extremos. Valga como ejemplo el PPC de la India de 6.572,34$ con un IP del 21% (2011). Algo mejor que el ex-Congo francés, bastante peor que Egipto o Botsuana, muy por encima de Maluku o la R.D. del Congo.

Pero para situar los indicadores en su justa proporción, comparemos con las antiguas metrópolis: Francia tuvo en 2016 un PPC de 41.466,27$ y un IP de 0%, Gran Bretaña un PPC de 42.608,92 y un IP de 0,2%. Es obvio que la colonización no fue igualitaria.

Concluyendo

No es el objetivo de este trabajo obtener leyes generales, ni con los pocos casos estudiados podemos hablar de un estudio científico, pero de las muestras estudiadas ya se pueden sacar algunas conclusiones.

Durante el siglo XIX estallan revoluciones burguesas, implantando el sistema capitalista, consolidando en lo político el concepto de nación. El estado-nación resultante necesita desactivar las culturas divergentes para sobrevivir, fomentando el imperialismo como forma extrema de patriotismo, y de paso sustentando el primer requisito del capitalismo: el crecimiento.

En lo ideológico, la teoría de la evolución sustenta un fuerte etnocentrismo europeo, que sumado al racismo latente en la sociedad lleva al darwinismo social: unos pueblos son superiores a otros, y por ello tienen el deber de civilizar a los inferiores, a cambio de explotar sus recursos.

Ya sólo falta el soporte técnico de estas corrientes convergentes: la mejora en las comunicaciones. Si los estados, unos por prestigio y otros por beneficio, pretenden enviar tropas y colonos a territorios extra-europeos, ahora es posible. Y en política, cuando algo es deseable y posible, acaba ocurriendo. El imperialismo era inevitable en esas circunstancias.

La opinión pública, mejor informada en el siglo XIX gracias a los medios de comunicación escritos, ve como algo natural el imperialismo, pero no aprobaría los métodos de explotación esclavistas. Las élites mantuvieron el secreto, y cuando éste falló, desinformaron a las opiniones públicas durante tanto tiempo como pudieron.

¿Hubo una ética del colonialismo en algún imperio? Es difícil responder porque no en todas partes surgieron héroes como Morel y Casement para destapar vergüenzas. Pero no puede darse una moral homologable cuando un pueblo considera étnicamente inferior a otro. Sin embargo, algunas potencias se revelaron como parcialmente inclusivas contemplando a posteriori a sus colonias como parte de la nación. Francia y Gran Bretaña son dos ejemplos.

¿En general, fue beneficiosa la colonización para las naciones imperialistas? Para Francia y Gran Bretaña, sí. Consiguieron compensar sobradamente el desnivel de su balanza comercial con las rentas procedentes de sus colonias. Pero el beneficio, total o en parte, de la colonización fue con frecuencia para las élites, asignando los costes al estado.

Si el estado colonizador invertía en infraestructuras y aportaba sus instituciones, ¿por qué no se beneficiaron de ello las colonias tras su independencia? Porque no se formó al personal local para hacerse cargo de la gestión cuando las administraciones coloniales dejaron el lugar (Blom, 2010, pág. 165). Más que élites, lo que quedó fue la mística del elitismo como la describe Cohen, un símbolo fabricado a través de la socialización[28].

Por otra parte, el desarrollo industrial de las colonias se frenó intencionadamente para impedir la competencia con la metrópoli.

Para acabar. Actualmente imperialismo y colonialismo tienen connotaciones muy negativas. Desde un punto de vista moral, ¿fue realmente el imperialismo un sistema inhumano dirigido por hombres sin escrúpulos? A esta pregunta permitan que responda parafraseando la magnífica película el Padrino:

Los imperios hicieron a sus colonias una oferta que no pudieron rehusar, pero no fue nada personal: sólo negocios[29].


Bibliografía

Acemoglu, D., & Robinson, J. A. (2012). Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza. Por qué fracasan los países. Barcelona: Centro Libros PAPF, SLU.

Berger, P. L., & Luckmann, T. (2015). La construcción social de la realidad (24ª reimpresión, 1ª ed.). Buenos Aires: Amorrortu.

Blom, P. (2010). Años de vértigo. Cultura y cambio en occidente, 1900-1914. Barcelona: Editorial Anagrama, SA.

Bohannan, P. (2010). Para raros, nosotros. Introducción a la Antropología Cultural. . Madrid: Akal.

Canal history: historical outline. (s.f.). Recuperado el 13 de diciembre de 2017, de Suez Canal Authority: http://www.suezcanal.gov.eg/English/About/SuezCanal/Pages/CanalHistory.aspx

de las Casas, B. (2006). Brevísima relación de la destrucción de las Indias. Medellín (Colombia): Editorial Universidad de Antioquía. Recuperado el 10 de diciembre de 2017, de http://www.cervantesvirtual.com/descargaPdf/brevisima-relacion-de-la-destruccion-de-las-indias/

DOCUMENTOS SOBRE IMPERIALISMO-COLONIALISMO. (s.f.). UOC.

Foucault, M. (1993). Genealogía del racismo. Buenos Aires y Montevideo: Altamira. Recuperado el 11 de mayo de 2017, de https://docs.google.com/file/d/0B-qYUtgasee5WTVUU0ZLVGhHSlE/edit?pli=1

Lenin, V. (1916). El imperialismo, etapa superior del Capitalismo. Recuperado el 11 de diciembre de 2017, de Biblioteca Virtual Universal: http://www.biblioteca.org.ar/libros/131837.pdf

Lewellen, T. C. (1994). Introducción a la antropología política. Barcelona: Ediciones Bellaterra 2000, SL. Recuperado el 09 de diciembre de 2017, de https://antroporecursos.files.wordpress.com/2009/03/lewellen-t-1983-introduccion-a-la-antropologia-politica.pdf

Llobera, J. R. (s.f.). La evolución y la estructura de las sociedades humanas. Barcelona: UOC.

Llobera, J. R. (s.f.). Las políticas de identidad cultural. Nacionalismo, etnicidad, raza y multiculturalismo. Barcelona: UOC.

Marseille, Jacques; Lelorrain, Anne-Marie. (2005). Historia Universal Larousse, 14. Barcelona: Spes Editorial, SL.

Piketty, T. (2014). El capital en el siglo XXI. México: Fondo de cultura económico.

Ramón Muñoz, R., & Badia Miró, M. (s.f.). Crecimiento, convergencia y divergencia en la primera globalización (1820-1914). Barcelona: UOC. 


Notas y comentarios

[1] Recordemos que en Francia el terreno era mucho más valorado en esa época que en Gran Bretaña, donde la Primera Revolución Industrial ya había transformado por completo la estructura del capital.

[2] Berger y Lukmann (2015, pág. 123) definen el Universo Simbólico del sistema institucional como “la matriz de todos los significados objetivados socialmente y subjetivamente reales; toda la sociedad histórica y la biografía de un individuo se ven como hechos que ocurren dentro de ese universo.”

[3] La cita original es “…para entender la persecución racial no necesitamos investigar la raza, hay que investigar la persecución” (Bohannan, 2010, pág. 184).

[4] (DOCUMENTOS SOBRE IMPERIALISMO-COLONIALISMO, pág. 12)

[5] Ya se encuentra en el escrito de fray Bartolomé de las Casas: “por la insaciable cudicia y ambición que han tenido, que ha sido la mayor que en el mundo ser pudo, por ser aquellas tierras tan felices y tan ricas, y las gentes tan humildes, tan pacientes y tan fá­ciles a sujetarlas…” (de las Casas, 2006, pág. 17)

[6] (DOCUMENTOS SOBRE IMPERIALISMO-COLONIALISMO, pág. 3)

[7] El darwinismo social sostiene que las teorías evolutivas de Darwin pueden aplicarse en instituciones humanas. Nace de interpretaciones a lo publicado por Darwin, que no lo menciona explícitamente en su obra, aunque no es difícil encontrar citas en este sentido (ver comentario 11).

[8] Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (1853)

[9]Lewellen (1994, pág. 72) referencia a Herbert Spencer (1820-1903) como el “principal portavoz de las más extremas interpretaciones de la teoría evolucionista

[10] Es relativamente fácil encontrar comentarios relativos a la superioridad de la raza civilizada en sus escritos, o incluso de la eugenesia. Por ejemplo: “…En consecuencia, los miembros débiles de las sociedades civilizadas propagan su especie. Nadie que haya asistido a la cría de animales domésticos dudará que esto debe ser muy perjudicial para la raza humana. Es sorprendente ver la rapidez con la que la falta de cuidado o el cuidado mal llevado a cabo conduce a la degeneración de una raza doméstica, pero exceptuando el caso del hombre mismo, casi nadie sería tan ignorante como para permitir que sus peores animales se reproduzcan”. Darwin (1871), Parte 1, Cap. V: Natural Selection as affecting Civilized Nations. Cita obtenida el 13 de mayo 2017 de http://studylib.es/doc/8451952/eugenesia-%C2%AB%E2%80%A6

[11] Citado por Jorge Marcelo Tuero (2007) en el blog https://jorgemarcelotuero.wordpress.com/2007/01/20/nocion-de-xenofobia-tuero-y-trabajo-practico-de-relaciones-internacionales-fente/

[12] Todo el relato procede de Acemoglu y Robinson (2012, págs. 292-296).

[13] La Compañía Británica de las Indias Orientales se había fundado en 1599.

[14] Base del relato obtenida de la obra de Philipp Blom (Años de vértigo. Cultura y cambio en occidente, 1900-1914, 2010)

[15] Cito una anécdota como ejemplo: “Cuando se salían los españoles de aquel reino dijo uno a un hijo de un señor de cierto pueblo o provincia que se fuese con él; dijo el niño que no quería dejar su tierra. Responde el español: “Vente conmigo, si no, cortarte he las orejas”. Dice el muchacho que no. Saca un puñal y córtale una oreja y después la otra. Y diciéndole el mu­chacho que no quería dejar su tierra, córtale las narices, riendo y como si le diera un repelón no más.” (de las Casas, 2006, pág. 90). No es ni mucho menos la peor anécdota que relata.

[16] Referencia encontrada en Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Estado_Libre_del_Congo#La_creación_del_Estado_Libre

[17] Blom, citando a Stengers, evalúa el importe de la gratitud de Bélgica a su rey en 24 millones, sin embargo varios documentos mencionan una cantidad de 50. Ver, por ejemplo, “La cession du Congo à la Belgique par Léopold II (et autres héritages du même)

[18] Todo el relato procede de Acemoglu y Robinson (2012, págs. 471-482).

[19] Entusiasta del imperialismo, Rhodes colonizaba las regiones donde podía obtener concesiones de explotación de minerales. Entró en conflictos con la administración colonial de Gran Bretaña porque era partidario de administraciones locales que permitían a su compañía De Beers Consolidated Mines utilizar métodos más eficientes sin rendición de cuentas. Fuente Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Cecil_Rhodes

[20] La base del relato procede de la página de historia del Canal (Canal history: historical outline).

[21] Se estima que intervinieron en su construcción 1,5 millones de trabajadores, de los que 20.000 eran reclutados cada diez meses del censo del campesinado egipcio. Wikipedia estima el número de muertos por cólera en torno a 125.000, aunque reconoce que los números pueden ser exagerados. Fuente: https://fr.wikipedia.org/wiki/Canal_de_Suez

[22] Cuando no se indique lo contrario, los indicadores proceden del Banco Mundial 2016, fuente: https://data.worldbank.org/

[23] En concreto, el ratio de personas que viven con 1,90$ al día o menos, basado en precios internacionales de 2011.

[24] El Banco Mundial no trabaja a nivel de provincia, este dato procede de Wikipedia, fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_Indonesian_provinces_by_GRP_per_capita#Provinces

[25] Fuente Inside Indonesia, inequality: http://www.insideindonesia.org/inequality

[26] El Coltán es una solución sólida de columbita y tantalita, relativamente rara en la naturaleza. Es estratégica en la producción de componentes electrónicos.

[27] Los datos económicos proceden del Banco Mundial, las fechas y balance de víctimas de Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Segunda_Guerra_del_Congo

[28] The Politics of the Elite Culture (1981). El concepto de mística del elitismo criollo aparece descrito por Lewellen (Introducción a la antropología política, 1994, págs. 142-143).

[29] Copiado de Wikiquote: https://es.wikiquote.org/wiki/El_Padrino

2 comentarios sobre “El descrédito de la Europa ilustrada: el reparto del pastel colonial

Agrega el tuyo

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Subir ↑

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: