La fallida investidura de pedro Sánchez, en perspectiva


No he podido resistirme a seguir la investidura del presidente reiteradamente temporal Pedro Sánchez, y especialmente las negociaciones que han seguido PSOE y UP. Me atrevo a relatar mi perspectiva ajena a este entramado porque, en definitiva, mi opinión vale tanto, al menos, como la del tertuliano medio (dejando aparte a los politólogos de ARV, que son unos cracks).

El precedente.

Empecemos por el principio, que es el año de 2016. Diréis que es agua pasada, pero creo que no es cierto por dos motivos:

  • El primero, que hay un factor humano a tener en cuenta. Por muy resiliente que sea el candidato, lo que sufrió a título personal en ese año tuvo que dejarle una profunda desconfianza, si no aversión, por Podemos en general, y Pablo Iglesias en particular.
  • El segundo, porque la posición negociadora de UP en 2019 pasó por una paradoja pragmática como la de 2016 en la que cambiaron las formas, pero no el objetivo final: introducir una cuña en la brecha abierta del PSOE (entre las lógicas de Estado y partidista), herirlo gravemente y sobrepasarlo.

Se puede pensar que estoy exagerando con la segunda propuesta, pero me remito a lo declarado por Pablo Iglesias (en inglés) en The New Left Review en junio de 2015:

  • Nuestro objetivo vital este año es sobrepasar al PSOE – una precondición esencial para el cambio político en España – aunque no consigamos superar al PP[1]
  • Otra cuestión crucial a determinar en 2015 será nuestra responsabilidad en la escena poselectoral, dónde Podemos puede encarar la posibilidad de gobernar con el apoyo de otros partidos, o apoyar a otros para que logren asumir el cargo… el PSOE quedará bloqueado por la contradicción entre su lógica de Estado y sus intereses como partido, y no está claro cómo lo resolverá.[2]
  • Sabemos que dentro del PSOE hay dos tendencias básicas. La primera es una lógica sistémica, o una lógica de régimen, que entiende que la mayor prioridad es pararnos [a Podemos]… La segunda es una lógica partidista, que sabe que esa trayectoria causaría la implosión del PSOE, y le daría a Podemos espacio para prosperar. Por lo tanto, dependiendo de los números y de nuestro análisis de la situación, teniendo en consideración nuestra capacidad para explotar estas contradicciones de forma productiva…”[3]

Estos artículos explicaban con bastante claridad la estrategia de Podemos a lo largo del año 2016, hasta que ocurriese lo que Pablo Iglesias denominaba “el suicidio político del PSOE[4] facilitando un gobierno del PP, y que representó la salida temporal de Sánchez de escena. La segunda y tercera citas explican en buena medida la postura negociadora de UP en esta segunda investidura fallida.

Las posiciones negociadoras en 2019.

Además de este contexto de lucha partidista, siempre he tenido la impresión de que Podemos triunfó en 2014 por la confluencia de un genial estratega, y un brillante comunicador. Con la marcha del estratega, queda tan sólo táctica brillantemente comunicada. De no ser por estas dos circunstancias, el tacticismo y el contexto de enfrentamiento partidista, no entendería la posición negociadora de partida de UP, por dos razones fundamentales:

  1. Porque exigir un gobierno de coalición sin haber previamente acordado los contenidos programáticos es, técnicamente, una aberración. Es construir la casa por el tejado. Para que nos hagamos una idea, un acuerdo típico de coalición en Europa supera habitualmente las 100 páginas, cuando aquí se resumía en dos folios. Además, de haberlo hecho al revés, de los propios acuerdos programáticos pueden desprenderse las competencias de quienes deban llevarlo a cabo, pero a la inversa se produce un salto en el vacío.
  2. Porque desde los inicios de la Guerra Fría allá por los años cincuenta, en Europa al menos, nunca ha tenido éxito una coalición de un partido socialdemócrata con otro a su izquierda, en solitario. La lógica de las coaliciones tiende a cumplir dos leyes no escritas: pivotar hacia el centro (una coalición PSOE-UP sería justo lo contrario), y evitar los partidos que no tienen frontera con el electorado moderado (aquí serían VOX y UP).

De ahí mi asombro, que no dejó de crecer ante los bandazos que iba dando el candidato. Bandazos que creo que se explican por el miedo a tener a Pablo Iglesias y/o Irene Montero en su gobierno. Si se me permite la expresión, esa coalición equivaldría para el candidato a criar pirañas en el bidé: puede quedar muy ecológico, pero es muy probable, como mínimo, que se deje las pelotas en el intento. Un analista lo ha definido como “compartir piso con Calígula”, que también es bastante descriptivo.

En la dirección contraria sin duda tiraría, y no poco, la necesidad del PSOE de alcanzar el gobierno. Aunque sin renunciar a otras vías aún más difíciles, como la muy improbable abstención de PP o C’s.

La situación me recordaba al viejo chiste del excursionista que cae por un abismo y se aferra a un matorral, que va cediendo poco a poco. Grita “¡¡Socorro!!”, y le contesta una voz profunda y poderosa que le dice “Soy Dios. Suéltate con toda confianza, porque si crees en mí yo te recogeré en mi mano y te elevaré hasta la salvación”. El excursionista piensa un momento, y grita de nuevo “Dios, no te ofendas, pero ¿HAY ALGUIEN MÁS?”.

A partir de aquí empezó un tira y afloja de ofertas, renuncias y contraofertas. Nótese que no pienso analizar lo que dijo uno u otro actor, porque si hay una regla que siempre se cumple, es que los negociadores siempre mienten en público.

Una definición previa.

A lo largo de las negociaciones, el PSOE ha aludido en ocasiones a la falta de experiencia de los miembros de UP, incluso el PNV se refirió a este hecho. En realidad, están intentando no pronunciar la palabra incompetencia que tiene un regusto ofensivo. Yo sí la voy a utilizar en su sentido técnico: se dice que alguien el competente para un objeto determinado – nunca se es incompetente en general – cuando quiere, puede y sabe llevarlo a término. Por poner un ejemplo, cuando alguien de UP dice que quiere el Ministerio de Trabajo para revertir la reforma laboral de 2012, está demostrando su incompetencia porque, si bien no dudo que quiera, un ministerio no puede decidir un cambio legislativo de ese nivel, y si afirma lo anterior, es que no sabe de qué está hablando: incompetencia.

Empiezan las rebajas.

Si no recuerdo mal, la primera oferta del PSOE fue la de incorporar a especialistas independientes, personas de reconocido prestigio en sus áreas. Fue una oferta pobre, porque, así, a bote pronto, sólo se me ocurren en UP Alberto Garzón, Julio Rodríguez (el ex-JEMAD), y alguna jueza. Excluía por completo a la cúpula de UP, con la posible excepción de Pablo Echenique. Fue, obviamente, rechazada.

Cuando escuché la segunda oferta, la del gobierno de cooperación con oferta de puestos a UP en segundos y terceros niveles, confieso que se me heló el aliento. Para entendernos, esos puestos son los que traducen las órdenes políticas del ministerio en órdenes realmente ejecutivas, y a la inversa. Cuando sitúas a incompetentes, o directamente saboteadores, en la cadena de mando, la cosa puede ponerse muy fea. Por ejemplo, supongamos que el ministro de turno dice “hágase la luz”, un segundo puesto probablemente transmitirá “dadle al interruptor que este majadero no ve”, pero también podría traducirse la orden por “prendedle fuego al edificio”. A mí, como ciudadano de a pie que tiene que lidiar con la administración desde abajo, esa idea me produce pánico. Para tranquilidad mía, fue rechazada también por UP.

La coalición en el Consejo de Ministros.

Lógicamente, la siguiente oferta ya tenía que incluir a miembros de UP en el Consejo de Ministros. Para quienes no entiendan como funciona este órgano colegiado, diré que es una caja de negociación, cuyas deliberaciones son secretas por ley. Si, por ejemplo, el ministerio de vivienda quiere impulsar una política de subsidio del alquiler para jóvenes, tendrá que calcular cuánto le va a representar eso al Estado, y solicitar el importe al Ministerio de Hacienda, que dará, o no, su visto bueno, al de Economía para que evalúe el impacto, al de juventud para no introducir efectos indeseados, etc. Por tanto, no es que el ministerio de vivienda sea un ministerio florero, es que el Consejo de Ministros funciona así cualquiera que sea la ideología de quien ocupe la función. Y, por supuesto, sea cual sea el resultado final, es el Presidente del Gobierno el responsable de las políticas.

Lo que exigía UP era autonomía de acción por la vía de obtener competencias plenas, lo que anularía el procedimiento anterior al permitir que el acuerdo ministerial tuviese capacidad ejecutiva, sin pasar por un posible veto del Presidente del Gobierno. Un potencial suicidio para el Presidente, y una probable debacle del PSOE a medio plazo tan solo con que UP lo hubiese deseado. Aquí fue el PSOE el que rechazó la petición, reservando para sí mismo los llamados ministerios de estado. Me parece sensato porque la cúpula de Podemos (no hablo de UP porque sí puedo ver a Garzón peleando unos presupuestos) es notablemente incompetente para esos cargos. Por ejemplo, hablemos de Trabajo. Incluso aceptando que Seguridad Social, un área extremadamente compleja, quedase fuera, se requiere un perfil negociador aceptado tanto por patronal como sindicatos. ¿Se os ocurre alguien así en la dirección de Podemos?

En resumen, que de poco sirve una Ministra de Trabajo, por ejemplo, con la que la CEOE se niega a sentarse. No hablemos ya de Hacienda, Economía, Asuntos Exteriores, etc. Y si me pedís que personalice, personalizo: le he escuchado al mismo Pablo Iglesias emitir verdaderas aberraciones que demuestran que no tiene ni idea del funcionamiento real de la administración. Lo suyo es la teoría. Por tanto, tienen razón los dirigentes de UP al quejarse de que los departamentos ofrecidos no tendrían capacidad ejecutiva directa, pero al mismo tiempo demuestran su incompetencia al exigir algo que no existe. Especialmente Pablo Iglesias al pedir tan a destiempo y a la desesperada, las competencias de Empleo, actualmente transferidas en su mayor parte. Fue un momento patético.

En cuanto a la marginalidad de lo ofrecido, yo diría que gestionar la Sanidad, o la Agricultura, no es precisamente moco de pavo, incluso excesivo en mi opinión, para la capacidad de los candidatos. Aunque para conseguir aplicar sus políticas tenga que negociar con otros Ministerios (porque precisamente de eso se trata) Sanidad, Consumo, Tecnología, Universidades, y algún otro que se me escapa gestionan presupuestos importantes, y son pilares de desarrollo.

Claro, que se podría afirmar que no sería la primera vez que un incompetente ocupa un Ministerio, y sería cierto. Por ejemplo, dudo mucho de la competencia sobre el papel de Ábalos para ocupar Fomento. Ahora bien, desde la perspectiva de Pedro Sánchez, Ábalos es “uno de los nuestros” y el Presidente puede tener la razonable seguridad de que no intentará ponerle la zancadilla. Otra cosa sería situar un incompetente en el Gobierno, que además ha declarado que su objetivo es pasarte por encima. No me sorprenden, por tanto, ni el nombramiento de Ábalos, por triste que pueda resultar, ni mucho menos el veto a Pablo iglesias, que personalmente no me entristece en absoluto.

En conclusión.

En primer lugar, constatar mi sorpresa porque el PSOE, y más concretamente el candidato, hayan aceptado el planteamiento de las negociaciones, por los motivos ya indicados: falta de experiencia de este tipo de coaliciones en Europa (que por algo será), por la aversión personal a quienes lo plantean, y por la incompetencia de los candidatos a ocupar carteras ministeriales.

Además, parece obvio que cuando, ya de antemano, dos socios no se fían el uno del otro, mejor no crear una sociedad.

En cuanto al rechazo de las últimas ofertas del PSOE, sospecho que realizadas muy a pesar de Pedro Sánchez, lo valoro con una frase conocida: “No pierden nunca la oportunidad de perder una oportunidad”. Un error manifiesto. Y no lo digo sólo yo, lo dijo el maestro en coaliciones de gobierno, el portavoz del PNV Aitor Esteban:

Incluso lo dijo alguien tan poco sospechoso de ser un fan del PSOE como Gabriel Rufián:

No es, por tanto, sorprendente en absoluto que el PSOE haya aprovechado la situación para bloquear cualquier nueva propuesta de coalición y volver a preguntar si hay alguien más. Tampoco me sorprendería que Podemos se transforme de aquí a noviembre, si llegamos a una nueva convocatoria electoral, en un partido marginal. No sólo porque pierda el apoyo de una parte de su electorado, que iría probablemente a la abstención, sino porque IU no le perdonará a Pablo Iglesias la oportunidad perdida de entrar en un gobierno, ni Els Comuns de estar fuera de la arena ejecutiva cuando explote la bomba de la sentencia del Supremo. Por no hablar de la posibilidad rumoreada de que Más Madrid se transforme en un proyecto estatal, en competencia con Podemos.

En resumen, todos perdemos con lo ocurrido, responsables hay muchos, pero como culpable alguien destaca sobre todos los demás, en mi modesta opinión: quien apostó por el beneficio rápido mediante la quiebra del adversario, en lugar del crecimiento lento y asentamiento electoral de un partido político muy joven. Hablo, por supuesto, de Pablo Iglesias Turrión y su claque.


[1] Texto original de la cita, extraído de Understanding Podemos: “Our vital goal this year is to overtake psoe—an essential pre-condition for political change in Spain, even if we don’t manage to outstrip the pp. “

[2] Texto original de la cita, extraído de Understanding Podemos: “Another crucial question to be determined in 2015 will be our responsibilities in the post-electoral scene, where Podemos may face the possibility of governing with the support of other parties, or supporting others so they can take office. … psoe will be locked into the contradiction between the logic of the state and its interests as a party, and it is not clear how this will be resolved.”

[3] Texto original de la cita, extraído de Spain on edge: “We know that inside the psoe there are two basic tendencies. The first is a systemic logic, or a regime logic, which understands that the main priority is to stop us, to halt this movement—for them, that would translate into a grand coalition with the People’s Party or with Ciudadanos. The second is a party logic, which knows that such a trajectory would cause the implosion of the psoe—and would give Podemos room to thrive. So, it will depend on the numbers, it will depend on our analysis of the situations, taking into account our ability to exploit these contradictions in our opponents’ field in a productive manner—especially if, as the polls suggest, we are moving towards a four-party system, with percentages between 15 and 25 per cent.”

[4] Texto original de la cita, extraído de Understanding Podemos: “…if we effectively outdo them [PSOE]. At that stage, psoe will either accept the leadership of Podemos or commit political suicide by submitting to that of the pp.

Un comentario sobre “La fallida investidura de pedro Sánchez, en perspectiva

Agrega el tuyo

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: