Crónicas de Ptaguj (10 y última): que la extinción nos sea leve.


Dice el MHS que intentó arrancarme los colgajos – poca broma, que tiene muchos dientes y muy afilados – que esta es la última entrega. Espera que la lea algún ingeniero biogenético y que se ofrezca a viajar con los Gujdaris a Ptaguj. Yo no lo haría, pero allá cada cual, que mi única misión es publicar las tonterías que me envía K.Baladring.

Espero que sea de verdad la última, que uno ya va teniendo una edad (o incluso una era) y ya no está para sustos.

Allá va.


Insulsa especie en la que de vez en cuando florece una genia (o genio), aquí os dejo mi última entrega.

Habiendo ya explicado con todo detalle el origen de la Gran Crisis Gujdariana, voy a centrarme en esta misiva en la solución que hemos buscado en el planeta Baladre, y en las razones por las que ya no confiamos demasiado en vuestra tecnología.

Nuestra propuesta requería de vuestro conocimiento industrial y biotecnológico. Pensamos en crear una cadena post-fordiana de recipientes incubadores. Los machos nos iríamos situando a la distancia adecuada para encestar un colgajo en cada una. Posteriormente, un dispositivo inyectaría al colgajo encapsulado los genes que aportan las hembras, el gameto se desarrollaría en la caja, y ya está. ¿A que parece sencillo? Pues no ha habido forma.

Según hemos entendido, no habiendo tiempo para secuenciar por completo el ADN de uno de nosotros, mucho más complejo que el humano, hay que encontrar fragmentos de cadenas de ácido desoxirribonucleico (o sea, ADN, pero escrito con chulería) para rellenar los huecos. Se hicieron varios intentos con donantes procedentes de distintas especies. Este fue el resultado, por ejemplo, cuando se utilizaron cadenas de origen reptiliano:

Como podéis ver, si bien es cierto que el producto final tiene escamas y una coraza protectora, es estéticamente desagradable. Además, expulsa sus detritus vía esfínter anal, lo que nos parece una guarrada comparado con la elegante solución natural de sudarlos.

Alguien pensó en la posibilidad de basar la cadena de ADN en un origen humano. Y ya que estábamos, y efectivamente existe una lejana semejanza entre algunas hembras de vuestra especie y la nuestra, que el gameto fuese femenino. A la izquierda, el modelo de hembra deseado de acuerdo con el ideal Gujdari, a la derecha lo que obtuvimos:

Después otros múltiples intentos, algunos de ellos incluso viables – el famoso Chewaka que utilizó George Lucas, por ejemplo – aunque inadecuados, y otros muchos inviables que es preferible que no os muestre, abandonamos esa vía de investigación y sugerimos amablemente a los ingenieros que nos venían con tonterías que, para los Gujdaris, las criadillas humanas son un plato exquisito. La mayoría dejó de importunar.

Otra idea que llevamos a término fue la posibilidad de importar humanos útiles (de ahí que sólo llevamos a mujeres). Desgraciadamente, olvidamos que la aceleración de nuestros vehículos interestelares equivale a aproximadamente 150 veces la gravedad terrestre en el despegue, y vuestra especie no está blindada. Nos costó despegarlas de la pared trasera de la nave

De todo lo anterior se desprende que, en realidad, no nos hemos conformado en absoluto, pero por una u otra razón, no se ha conseguido en la Tierra lograr el objetivo, y el tiempo se acorta cada vez más. ¿Por qué afirmo esto? Pues porque la vuestra es una civilización detritívora, y los detritus energéticos se están acabando. Todo ello sin mencionar el segundo principio de la Termodinámica, que viene a decir que si sacas la pasta dentífrica del tubo, luego no hay humano que la vuelva a meter dentro. Porque no, Entropía no es una nueva modelo de Victoria’s Secret, es otra cosa.

La llamada civilización occidental es totalmente dependiente de la energía barata, especialmente del petróleo, ese detritus asqueroso, y ese es un recurso limitado que calculamos que se acabará dentro de quince a veinte años. Me refiero a lo de barato, petróleo seguirá habiendo para quienes puedan pagarlo, por supuesto. Como en lugar de prevenir el problema diversificando y acercando las fuentes de alimentos a los lugares de consumo habéis hecho justo lo contrario – cada alimento que llega a vuestras mesas puede haber recorrido entre 2.000 y 9.000 kms[1] – lo más probable es que al problema energético se sume otro alimenticio, agravado por la carencia de recursos propios de las grandes urbes, que no producen casi nada comestible (¿porque no coméis ficus, verdad?).

¿Preocupados? Pues no os preocupéis todavía que esto no ha hecho más que empezar. Como es lógico, el incremento del precio del petróleo causará una crisis económica que probablemente tomará la forma de estanflación. Esta palabra se la han inventado unos teólogos de la economía para decir que los pobres y los trabajadores estarán jodidos, mientras que quienes dispongan de capital financiero se van a forrar todavía más.

Tres famosos teólogos de la Economía. El de la derecha es el más listo de los tres.

Bien, tenemos un problema de combustible, que se traduce en desempleo, hambrunas, flujos migratorios incontrolados, tanto internos de las ciudades al campo como externos, y probablemente violencia generalizada.

Sostengo la teoría, que creo fundamentada, de que en el fondo los humanos vais a permitir intencionadamente que todo esto ocurra para poder jugar a vuestro juego preferido: la guerra. ¡Qué pillastres!

Aunque otros colegas Gujdaris creen que en realidad deberíamos aplicar el principio de Hanlon: «Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez». También podría ser.

Es decir, que tenéis vosotros también un problemón no menor que el nuestro, porque os recuerdo que, tras el tropezón del imperio romano, la civilización racional no se reincorporó hasta pasado un milenio, y mientras tanto la diñó gente a cascoporro por un quítame allá esta cruz. Súmale a esto un planeta a duras penas habitable, y no veas cómo nos vamos a divertir los Gujdaris.

Dice la esposa del Archimalandre, que como hembra está más dotada intelectualmente, que la raíz del problema es que esta es una civilización compleja, cuyos complejos problemas requieren soluciones aún más complejas, tanto que el intelecto humano ya no alcanza. Hasta ahí podríamos estar de acuerdo, pero entonces van los cachondos de los científicos humanos y proponen que, ya que la capacidad de procesamiento artificial también crece exponencialmente, creemos la inteligencia artificial.

Reflexionemos, queridos especímenes bastante tochos por lo general. La inteligencia natural humana, imperfecta e insuficiente, va a construir una inteligencia artificial, perfecta y autosuficiente, que va a resolver los problemas que los humanos no consiguen resolver sin romperse alguna uña. Y todo ello con inteligencias que crecerán exponencialmente hasta superar la humana, que se suponía que la tenía que controlar. ¿Qué puede ir mal?

En resumen, que seguiremos por aquí intentando resolver nuestro problemilla reproductivo mientras la obtención de una solución sea posible. Y para cuando no lo sea, raptaremos a vuestros mejores genetistas, industriales, estudiosos, y a fuer de posible algunas hembras tan atractivas como la que he expuesto arriba (la de la izquierda, la de la derecha se quedará aquí), los meteremos en la lanzadera que tenemos camuflada en Montjuic, y nos iremos alegremente a Ptaguj en la nave interestelar que dejamos aparcada en el lado oscuro de la luna.

Saldremos más despacito esta vez, 50 g máximo, palabrita de Gujdari macho.

Lanzadera Gujdari camuflada en una obra de Calatrava.

Aunque siendo realistas, lo más probable es que acabemos todos extintos, vosotros y nosotros, así que, si veis que lo de la Inteligencia Artificial no acaba de funcionar, os recomiendo volver la vista hacia lo natural siguiendo el consejo de este sabio:

A partir del minuto 2:22 el maestro Castella da una lección de ecología.

Sin acritud, ¡¡Feliz extinción!!


[1] NdA: Lo he comprobado, y curiosamente es probablemente cierto. El dato ha sido extraído de un estudio de 2011 titulado precisamente “¿Cuántos Kilómetros recorren los alimentos antes de llegar a tu plato?”. Puede consultarse en https://www.tierra.org/wp-content/uploads/2016/01/alimentos_kilometricos_2.pdf

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: