(0) Presentación colepterocéntrica


He recibido una curiosa misiva que parece haber sido escrita mediante pisadas de insecto tras bailar un zapateado en un tampón de tinta. Pese a todo, con un poco de esfuerzo es posible leerlo, de modo que aquí lo incluyo.

Al igual que en el caso de los escritos de K.Baladring, recuerden que soy únicamente el medio de comunicación de quienes afirman ser personajes de otros mundos, de otras especies, o simplemente raros, pero raros, raros.

Ergo, no pienso responsabilizarme de lo que digan, yo tan solo lo publico sin criterio alguno.

El Administrador Baladre.


Os saludo, humanos pertenecientes a la especie Homo Sapiens2 del siglo XXI de vuestra era. Mi nombre es ≈ѼҐ, que podéis pronunciar en vuestro tosco idioma vocal “Merdero”. Os puede resultar un tanto extraño, habida cuenta que vuestra ignorante especie desprecia el reciclaje orgánico, pero en mi pueblo este es un nombre que simboliza gran honor y respeto.

Para vuestra información, pertenezco a la especie inteligente Coleptera Sapiens Telepathéein que ocupará la cúspide evolutiva del planeta que llamáis Tierra tan pronto desaparezcáis vosotros. Planeta que, por cierto, mi raza conoce como J∑≈, equivalente en vuestro ineficiente lenguaje simbólico a “Gran boñiga planetaria”.

Imagen relacionada
Mi imago durante el servicio militar. Nótense las botas del uniforme.

Para aclarar el uso de palabras o expresiones que podríais tachar de coprofílicas, aclaro que para una especie coprofágica como la nuestra, los excrementos ocupan en alto lugar en nuestra escala de valores, más o menos como los vehículos a motor para la vuestra. Así, cuando vosotros decís “la he cagado“, es porque habéis cometido, siempre en vuestra opinión, un error. En cambio, si mi imago afirma que la ha cagado, quiere expresar mi acierto, y deberíais traducirlo por “la he clavado”. De la misma forma, si exclamo “¡Mierda!”, debéis leer “¡Yupi!”.

En cuanto a la figura del imago, en nuestra dualidad de colonia e individuo, representa al segundo. Es decir, es la personalidad del ejemplar coleóptero que devendrá en ancestro para las futuras generaciones. ¿Por qué ancestro? Pues porque nuestra moral de especie nos impulsa a obrar para conseguir ser alabados en el futuro por nuestras acciones en el presente. Ni que decir tiene que ahí también nos diferenciamos notablemente: vosotros explotáis los logros de vuestros antepasados a mayor gloria de vuestra individualidad en el presente, y a corto plazo. En el tiempo que os dura un automóvil, como mucho.

Bien. Hablemos del tema preferido de mi imago: yo. Somos una especie bella, de cuerpos coloridos, lustrosos y brillantes, acabados en robustas mandíbulas, por un extremo, y tres estilizadas patas en cada lado.  Del otro extremo no merece la pena hablar.

Físicamente somos bastante parecidos a nuestros antecesores, esos que llamáis, sin duda peyorativamente debido a vuestra ignorancia del mundo que os rodea, Scarabeus laticollis. Traducido como Escarabajos para quienes no alcancéis el primitivo nivel intelectual de los biólogos de vuestro tiempo.

Escarabajo Hercules y sus caracteristicas
Aquí un amigo culturista.

Estábamos aquí antes de que ni siquiera fueseis un proyecto en la mente de Gea, la diosa madre, aunque para entonces tan solo éramos Coleptera Sapiens. El uso de la comunicación cuántica a distancia – vulgo telepatía – vino después, como ventaja evolutiva para avisarnos unos a otros de cuándo andabais destruyendo cosas, para que no nos salpicase. Este descubrimiento lo aportó el gran científico ɷȹʓ al concluir que el equilibrio natural de J∑≈ se había roto, allá por el siglo XVII de vuestra era.

Soy pues coautor de este relato junto con el divino ꗝው꘠, en la esperanza de evitar que, en un descuido muy propio de vuestra especie, nos destruyáis también a nosotros. Aunque cometí en primera defecación el error de confiar en la inteligencia de vuestra especie, y dejé este manuscrito en una web bastante popular que encontré en el siglo XXI de vuestra era (el |t3|+2 de la nuestra, desde que nació nuestro Divino Imago, el Gran Coleóptero ꗝው꘠). Desgraciadamente, un santurrón lo quitó del entorno fornicomotivador de la web original, cuyo nombre no recuerdo exactamente, pero era algo así como porno… algo.com.

Pero, como decimos en nuestra sociedad, larvitas a la mierda, que tampoco merece la pena preocuparse por un individuo de virginal cerebro, en una especie – obviamente, la vuestra – en la que tanto abundan.

Iniciaremos este intento de relatar la historia de la humanidad desde el momento en que la especie Homo apareció en los dominios de Gea. Entre otras cosas, porque hasta entonces no fuisteis de utilidad alguna para la naturaleza en general, y para nosotros en particular.

La cosa cambió cuando se os ocurrió domesticar animales grandes, productores de inmensas boñigas. A partir de entonces ya no tuvimos que perseguir los rebaños al buen tuntún, sino que para acceder a masas ingentes de alimentos bastó con situarnos cerca de vosotros. Esta simbiosis agrícola nos procuró la felicidad, aunque a vosotros, no. Ahí sospecho que la Madre Gea os la metió doblada (expresión cuyo significado exacto desconozco, pero que a vosotros parece molestaros).


Y preguntaréis con vuestra marcada incapacidad para la inducción, ¿por qué cuenta un elegante ser exoesquelético nuestra historia? Hay dos razones.

La primera es que, a diferencia vuestra, formamos una comunidad de conocimiento que abarca cada miembro de nuestra especie desde sus primeros tiempos. Lo que yo aprendo queda depositado en el acervo común. De esa forma, puedo recordar lo que, en realidad, le ocurrió a una generación muy anterior a la mía. Obviamente, cuanto más lejanos son los recuerdos, más difusos resultan, pero en general eso ya es muchísimo más que vosotros, que a duras penas os acordáis de lo que comisteis ayer.

La segunda es que el Divino ꗝው꘠, a quién podéis también llamar Escarabeo, se ha ofrecido para enviarnos una serie de entrevistas desde el mundo de los dioses. A lo largo de estas publicaciones conoceremos a la Madre Gea, a Vacuum, al dios Ogmios, y a algunos miembros más del endecadimensional mundo de los dioses, al que los habitantes terrestres, modestos seres tetradimensionales, no podemos acceder.

Khepri, Gea, Ogmios, Vacuum
De izquierda a derecha: Gea, Ogmios, Escarabeo, Vacuum.

Os ruego me disculpéis si en algún momento no soy capaz de mantener el vocabulario del relato lo suficientemente bajo como para que lo entendáis. Lo que, por otra parte, me importa un moscardón, que yo escribo esto para quienes disponen de un cerebro eficiente entre los vuestros, aproximadamente cuatro de cada cien. Porque, en general, y como es conocido por cualquier estadístico, lo más probable es que la opinión de un humano tomado al azar ni siquiera valga un huevo de la despreciable especie de las cucarachas.

Hago notar que somos conscientes de la existencia en el planeta de seres procedentes de otros mundos, y en concreto de los Gujdarians, aunque no solo ellos. Sin embargo, y habida cuenta de que a) suelen ser unos embusteros de tomo y lomo, y b) tienen intereses propios que no son los vuestros, espero que sepáis elegir entre quienes os han estado explotando (ellos), y quienes se preocupan por vuestra supervivencia como especie (nosotros) para explotaros después, aunque desde el cariño interespecial.

Claro, que viendo cómo elegís a vuestros representantes políticos, disculparéis mis dudas.


Una vez explicado todo esto para vuestra mejor comprensión, os ruego refrenéis vuestras expectativas. A diferencia de vosotros, la supervivencia de nuestra especie es prioritaria, de modo que comprenderéis que estemos muy ocupados preparando nuestros nidos para el invierno. El siguiente capítulo explicando cómo os vimos pasar hace unos 50.000 años de bípedo cabezón y canijo, no especialmente llamativo, a depredador máximo, se publicará cuando iniciemos la reclusión invernal, en unas semanas.

He dicho.

image

Escrito en el planeta J∑≈,  en el año |t3|+2  de la era del Divino Coleóptero ꗝው꘠.

 

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: