COP25 (2 y final): la cosa más local

En la asamblea paralela a la COP oficial hemos visto a mucha gente reunida. Desde los movimientos por el futuro de los muy jóvenes, pasando por las minorías indígenas, invisibilizadas por el poder, los científicos, y no menos significativo: las empresas que quieren limpiar su nombre como ENDESA, Coca-Cola, Iberdrola, o el Banco de Santander, todos ellos grandes contaminadores.

Como en la cumbre paralela hay un sesgo evidente, y es que todos los participantes son convencidos, me voy a centrar en lo local. ¿Cómo lo vemos los españoles de a pie?


¿De verdad nos preocupa el cambio climático?

En el BlogSOStenible, Pepe Galindo mencionaba una encuesta del Instituto Elcano en la que mayoritariamente hemos respondido que sí a casi todo: 56% creen que la mayor amenaza a la que se enfrenta el mundo es el cambio climático, 92% cree que es de origen humano porque usamos petróleo, carbón y gas, … pero, y esto es lo chocante, los responsables son los demás en un 46%. Es decir, estamos todos de acuerdo en que el cambio climático tiene un origen humano, pero nosotros no tenemos culpa, la tienen las empresas, el gobierno, otros países… Así, como si los humanos fuésemos primos de Alf y E.T. y estuviésemos aquí de vacaciones.

No sorprende pues que los encuestadores incluyan en sus conclusiones estas frases:

  • Existe un conocimiento alto sobre el cambio climático: Su existencia, su origen antropogénico, que sus impactos son perceptibles, la insuficiencia de los compromisos actuales…
  • Los ciudadanos, sin embargo, son poco conscientes de su propia responsabilidad

Como soy de natural curioso, me he ido al avance de resultados del Barómetro del CIS de noviembre 2019, anterior por tanto a la COP, y en concreto a la pregunta A10:

¿Cuál es el problema que a Ud., personalmente, le afecta más? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?

Pues bien, de todos los problemas que se podían señalar, la friolera del 1,3% ha respondido que son los problemas medioambientales. Ese porcentaje representa más de los que asistieron a la manifestación del viernes 6 de diciembre (foto de cabecera), pero no muchos más.

Para poner este 1,3% en contexto, un 5,4% se sienten amenazados por la independencia de Cataluña, y el 1,4% por la inmigración. No sé, pero algo falla si valoramos más peligroso a Torra que los fenómenos climáticos extremos. Claro, que la violencia de género solo parece afectar al 0,4%, pero eso no consuela a nadie (creo). En fin.

Como el CIS permite cruzar variables, me fui a ver qué comunidades estarían más preocupadas por el cambio climático, y pensé que las islas – dado el aumento del nivel del mar – estarían muy por encima de estos valores. Eso es cierto para Baleares (3,6%) pero no parece que preocupe a los canarios (1,1%). Será que que, igual, el Mediterráneo es mucho más revoltoso que el Atlántico, que yo de mares entiendo poco.

De esta forma cambié en mi segundo intento: a ver qué pasa con las comarcas eminentemente agrícolas como ambas Castillas y Andalucía. Pues bien, los castellanos ni lo mencionan como un problema (o sea, quiero decir que 0%), y Andalucía más o menos en la media (1,5%).

Tercer y último intento: Murcia lo ha pasado muy mal últimamente con la pérdida de la biosfera del Mar Menor, y ha sufrido dos fenómenos de gota fría en lo que va de otoño, luego tienen que estar perdidamente acongojados. Pues más o menos como Baleares (3,1%), y desde luego mucho menos que la amenaza que parece cernirse sobre Murcia de la independencia de Cataluña (5,2%).

Ya está, lo estoy enfocando mal. La preocupación es mínima debido a los electores conservadores que abundan en según que predios, pero debe ser mucho más alta entre los votantes de partidos de izquierdas. Pues tampoco, a los votantes del PSOE, incluso teniendo en cuenta que en la presidencia efectiva de la COP estuvo la competente ministra Teresa Ribera, les importa más bien poco (0,3%). Algo más a los de Unidas Podemos, que casi están en la media (1,2%). De Más País se olvidó el CIS.

La sorpresa (o quizás no) es que quienes se sienten más concernidos son los nacionalistas. En primer lugar, Compromís (4,5%), seguido de EH Bildu (3,6%) y de EAJ-PNV (2,2%). Será que quieren más a su tierra, digo yo.

La única conclusión que se me ocurre llegados aquí es que mentimos como bellacos para quedar bien cuando nos preguntan por un tema que está en el candelero.

Opinando que es gratis.

Llegados aquí abandono el CIS y me pongo a buscar opiniones más de andar por casa.

Una de las cosas que me encuentro es a esta ciudadana concienciada que también opina que el cambio climático es cosa de otros, y que Greta Thunberg es muy injusta al pedirle que que colabore:

Individua que no entendió nada sobre Greta

A mí este tuit me produce una fuerte coprolalia (según la RAE, tendencia patológica a proferir obscenidades), pero ni me habría fijado en él si no fuera por los 40.517 ñus climáticos que le han dado al me gusta.

Por no hablar de los anfitriones del guateque, la Comunidad Madrileña y el Ayuntamiento. Tenemos a una presidenta que opina que todo esto es una conspiración, o eso creo entender de sus crípticas declaraciones:

“la Cumbre del Clima” está siendo un éxito porque se puede celebrar en una comunidad gestionada por políticas liberales y no por la izquierda… Eso es lo que nosotros hacemos y no lo hacemos con aspavientos ni dejándonos llevar por emergencias internacionales que algún día sabremos qué lobby tienen detrás… Todos los movimientos súbitos que crecen de esta manera siempre llevan intereses económicos y políticos(Las negritas son mías)

Fuente: RTVE http://www.rtve.es/noticias/20191212/isabel-diaz-ayuso-algun-dia-conoceremos-lobby-hay-detras-emergencias-climaticas/1993691.shtml

Por no hablar del alcalde que quería cerrar Madrid Central, le obligan por la fuerza a mantener el proyecto, y entonces se lo apropia, declara a Madrid Ciudad Verde por todo el morro, … Espero que ese espíritu ecologista que se ha apoderado de Martinez-Almeida también le haya llevado a donar algo para la Amazonia, ya que, al fin y al cabo, ir a misa en Nôtre Dame está más complicado que respirar a diario.

No voy a mencionar lo que han defecado verbalmente los negacionistas de VOX, era de prever, pero sí resaltar los ataques contra la figura más icónica de la lucha contra el cambio climático, Greta Thunberg. Y no me refiero a tuiteros de andar por casa, o a bocachanclas varios, que para eso podéis leer el artículo “Histérica, marioneta y majareta: los insultos que hombres dedican a Greta Thunberg en Twitter”. No, hablo de figuras relevantes como el ínclito Frank Cuesta o el eternamente presente en los medios Donald Trump. Os recomiendo leer el artículo “La ‘jajaganda’ o cómo desinformar con el insulto: el ‘caso Greta Thunberg’

¿Y por qué rechazamos (o incluso atacamos) lo que según los científicos es una evidencia?

Hay varias razones, pero conviene segmentarlas en dos niveles generales. Por un lado, tenemos a las autoridades, que se guían por sus propios intereses y sesgos, y por otro a la plebe que suele caer en una de las cuatro grandes “I”: Ignorancia, Indiferencia, Indolencia, o Ideología.

Las autoridades, mayoritariamente, se pueden clasificar a su vez en uno de estos cuatro grandes apartados:

  • Los creyentes en la religión del ultraliberalismo, que no pueden concebir que el profeta Adam Smith (1723-1790), sus apóstoles de la Escuela de Chicago que diseñaron el sistema económico del Chile de Pinochet, o todavía peor (¡anatema!) el dios Mercado, puedan estar equivocados. Se guiarán por tanto por sus intereses a corto plazo, sin hacer más caso al cambio climático que la oportunidad de sacar cuartos. Pongamos que hablo de Brasil o EEUU.
  • Los herejes que creen que el mercado no es dios. Su profeta es Keynes y, con independencia de si el cambio climático les importa o no, ven una oportunidad para incrementar su productividad e invertir en nuevas tecnologías para conseguir ventajas competitivas. Ahí anda más la UE, aunque con algún fundamentalista iliberal camuflado, como Polonia sin ir más lejos.
  • Los que ya le han visto las orejas al lobo y van acojonados, como los países isleños del Pacífico, o los que realmente se toman en serio el cambio climático a nivel de Estado, como ¿quizás? Costa Rica.
  • Los que van a su bola zancadilleando y haciendo trampas al solitario. Así, por decir uno, Arabia Saudí, pero podría incluir muchos más.

Lo que todos los mandatarios tienen en común es el convencimiento de que no estarán en el poder en 2050, pero tienen que ganar unas elecciones antes de 2025. Eso, sin contar los que saben que estarán muertos y les importa todo un mojón.

Vale, todo eso son intereses, no diré que bonitos, pero comprensibles, pero ¿qué pasa con la plebe? Sí, esos, los que la diñamos fijo como algo vaya mal. Pues hay varias teorías al respecto.

Una interesante es la de La académica e investigadora Ruth Greenspan. Afirma que, por diseño evolutivo de la especie, nos cuesta aceptar que los cambios climáticos sean una situación de emergencia. El clima no se visualiza como una amenaza en tiempo real. Así que solo prestamos atención al clima a ratos, y generalmente cuando nos estalla en la cara vía huracán, DANA, o similar.

Una segunda idea que apunta es la falta de comprensión del funcionamiento de nuestro modelo de sociedad. Así algunas preguntas como ¿y qué si el cambio climático afecta a la supervivencia de los insectos? El pasillo de cereales de los supermercados sigue ofreciendo multitud de opciones. O, ¿y qué si sube cuatro grados la temperatura? Yo tengo aire acondicionado, y potente, ¿eh? Que me costó un pastón.

Hay más razones que explicaría la psicología social, como por ejemplo la negación ante la amenaza, el desvío de la culpa hacia el mensajero (lo que explica en parte los insultos a Greta Thunberg), la disonancia cognitiva que se presenta cuando temes al cambio climático pero te quieres comprar un todoterreno enorme, pero sobre todo el enfrentamiento a cualquier cosa que amenace al equilibrio actual, al statu quo, y huela a cambio importante, ya no digo revolución, en nuestras vidas.

Pero ¿de verdad podemos hacer algo?

Somos consumidores y votantes, ¡claro que podemos hacer algo! El amigo Pepe Galindo ha publicado una lista de acciones a nuestro alcance en BlogSOStenible, a los que añado la consideración de que somos consumidores y votantes, y como tales tenemos poder.

Lo he dicho ya en el pasado:

  • Vigila a tu banco, a ver dónde va a invertir. Y si es el Santander, que sepas que es el que más invierte en centrales contaminantes de España, con mucho.
  • Deja de quejarte de lo mal que funciona tu partido político favorita, y practica el asociacionismo. En grupo es más fácil presionarles, y de paso tomas unas cañas y te echas unas risas.
  • Cuando vayas al súper o al híper, echa un vistazo a la etiqueta y asegúrate que las naranjas de Valencia no han venido cruzando el Mediterráneo, o que los espárragos de Navarra han visto el Ebro. No siempre es fácil, pero a base de insistir incluso las grandes superficies cambian porque quien te atiende suele ser humano. Y si te atiende un robot, entonces ya es tarde, así que no te preocupes. Compra kilos de helado, que te mereces una despedida a lo grande.
  • Si estás con una compañía eléctrica de las gordas, que sepas que aunque te ofrezcan energía verde, casi nunca lo cumplen, y además te cobran un pastizal por ello. En cambio, las cooperativas de electricidad suelen ofrecer energía realmente limpia, y generalmente más barata. Te apunto SomEnergia por experiencia propia, pero hay más.
  • Si puedes permitírtelo, instala kits de generación de energías limpias para autoconsumo. Se amortiza con relativa facilidad teniendo en cuenta los precios actuales de la electricidad, y te facilitará bajar el término fijo de la factura, esa que siempre nos ponen de más las compañías y puede suponer un buen pellizco de ahorro si se ajusta a lo que de verdad consumes. Si no sabes cuánto es eso, pregúntale a tu distribuidora. Por ejemplo, esta es la web de Iberdrola Distribución para que puedas supervisar lo que tu contador dice que consumes.

Seguro que me he dejado alguna vía más, pero en todo caso no te agobies si no puedes cumplir con todas las recomendaciones, nadie pretende que seas mártir de la causa, y un par de incoherencias al día solo significa que perteneces a la especie humana. Haz lo que puedas, pero sobre todo despierta: esto va en serio.


Y hasta aquí el tema por ahora. Si alguien desea que me extienda sobre algún otro punto relacionado con la COP25 o el cambio climático, no tiene más que decirlo en comentarios.

Por ahora, saludos y una recomendación: pásate al lado verde de la energía.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: