(7) Roma y el cristianismo.


Una pregunta realmente interesante es cómo consiguió el cristianismo en menos de tres siglos mudar desde una minúscula secta judía bastante peculiar, nacida en unas aldeas judías, hasta llegar a ser la religión oficial de un imperio romano que contaba por entonces con unos 60 millones de almas.

De entrada, es muy conveniente contar con un apóstol como Saulo de tarso, Saulo Pablo, o San Pablo. Un ciudadano romano culto, de formación helenista y con raíces judías. Es decir, conocedor de todo lo que pintaba algo en el imperio romano. Un genial propagandista y organizador.

También ayuda mucho disponer de imaginación para crear una doctrina y unos rituales a partir de las enseñanzas de un maestro que no dejó nada escrito, y un aplomo fuera de lo corriente para contarlo en público. Porque la norma de oro de una asociación que tiene vocación universal y misionera es no reconocer jamás dos cosas: que sus enseñanzas son imaginarias, y que no tiene respuesta a las grandes preguntas. De hecho, lo importante es que tenga respuestas, las preguntas son secundarias. ¿Por qué Dios… (rellénese los puntos suspensivos con lo que se desee)? Los caminos del señor son infinitos. ¿Qué hacemos en el mundo? Prepararnos para la vida eterna. ¿Qué hay tras la muerte? La vida eterna. Y si no se conoce la respuesta correcta a la pregunta, regresemos al principio: Los caminos del Señor son inescrutables. Y esto viene a ser así para toda religión institucional que no puede permitirse ser desafiada por otra. Lo que ocurre es que el cristianismo lo perfeccionó en grado sumo.

Otro factor trascendente es disponer de una base potencial de fieles lo suficientemente amplia. Los romanos alucinaban con una religión que le decía a la gente que estaba bien ser pobres, y que cuanto más sufriesen en este mundo, mejor para ellos… después de muertos, por supuesto. Una religión que se dirigía a esclavos, mendigos, … A lo más bajo de la sociedad, pero también a lo más alto. Las doctrinas entraban en la domus de los ricos por los sirvientes y esclavos, e iba ascendiendo, con frecuencia a través de las mujeres de la familia. Al fin y al cabo, una religión que transmite solo seguridades y reduce lo imprevisto a la nada, acaba teniendo predicamento con todas las clases.

Además, simplificaba enormemente el culto: solo un Dios al que rezar para todo. Nada de que si esto es del negociado de Apolo, o de Ceres, no. Todo en uno.

Por último, daba mucho a cambio de poco. Nada menos que la vida eterna y la gloria a cambio tan solo de creer y arrepentirse de los pecados que, además, eran más o menos los de siempre, sumados a una fidelidad a prueba de martirio.

El sincretismo como cemento rápido.

Claro, que una cosa es predicar algo nuevo, y otra cambiar las inercias de una sociedad. La solución es el sincretismo. Allá dónde algo que no molesta exista ya, lo tomamos. ¿Cuándo nació Cristo? Pues ni idea porque ningún escrito lo dice, pero diremos que es a finales de diciembre, porque al fin y al cabo estos paganos ya están celebrando cosas: las saturnales aportaban la fiesta y los regalos, el sol invicto una fecha muy conveniente para una celebración solemne, la lemuralia la exaltación de los muertos, …

El cristianismo tomó todo aquello que le pareció necesario para extenderse en el contexto heleno-románico donde estaba sumergido, procurando hacer olvidar su origen judío.

Sin embargo, hay algo que no podía aceptar: el sacrificio a los dioses de la religión oficial, incluidos los emperadores romanos y sus familias. Y para los emperadores, que no sacrificasen a los dioses, vale, pero que se negasen a honrarles era desobediencia flagrante…

Roma y el cristianismo.

Por eso se produjeron en Roma persecuciones de cristianos, aunque tampoco hay que exagerar. Desde la ejecución de Jesús hasta la supuesta conversión de Constantino hacia +312, ocurrieron una decena de persecuciones de cristianos durante las que se calcula que murieron unos dos mil cristianos a manos de soldados romanos a lo largo de trece años. Por situarlo en contexto, el 23 de agosto de 1572, San Bartolomé, los cristianos católicos franceses mataron a unos 3.000 compatriotas cristianos protestantes en una noche, y sólo contando París. En total fallecieron entre 10.000 y 20.000 cristianos en unas pocas semanas.

¿Por qué los romanos, de natural tolerantes en materia religiosa, se pusieron a perseguirlos? En algunas ocasiones porque, simplemente, pasaban por ahí en un momento inoportuno. Por ejemplo, los historiadores sospechan que, en realidad, Nerón aprovechó un incendio inintencionado para construir su conocida residencia de la Domus Áurea. Pero ante los rumores de que había sido un fuego orquestado por el propio emperador, hizo lo que se hace siempre en estos casos: señalar a unos cabezas de turco, y los cristianos venían que ni pintados.

No es este el único caso, Plinio el Joven relata una revuelta contra los cristianos inducida por… los carniceros locales. Es comprensible, a más cristianos, menos sacrificios a los dioses, y menos negocio.

En la mayoría de las persecuciones, en cambio, los principales incitadores fueron en buena parte los propios cristianos. Predicaban que quienes muriesen como mártires lo tendrían todo en la otra vida, de modo que quienes no tenían nada en esta hacían lo imposible por ser ejecutados. Al fin y al cabo, y remedando a un humano preclaro, George Bernard Shaw, “el martirio es la única forma en que un hombre puede hacerse famoso sin tener ninguna habilidad”.

Con una cierta frecuencia, los cargos romanos rogaban, o incluso suplicaban, que los acusados ofreciesen un sacrificio a algún dios del panteón romano, pero estos, ante la tesitura de una muerte rápida y todos los bienes del cielo, o seguir viviendo miserablemente, y luego ir además al infierno, pues no se lo pensaban.

Cuenta el mismo Plinio que un gobernador, Arrio Antonino, ejecutó a unos cuantos cristianos que se negaron a obedecer una orden exigiendo sacrificios al emperador. Al día siguiente, se encontró con una muchedumbre que le exigía el mismo trato. Antonino mandó ejecutar a unos cuantos, y ante las quejas del resto exclamó: “Oh, gente terrible. Si queréis morir tenéis acantilados de los que podéis tiraros, y postes de los que podéis colgaros”.

Pues bien, hubo una secta que le tomó la palabra: los circunceliones, que hicieron del suicidio una fiesta. Agustín llegó a quejarse de ellos porque “esta gente vive como bandidos, mueren como circunceliones, son glorificados como mártires”.


En cualquier caso, no les fue demasiado bien a los carniceros romanos: de 40.000 cristianos en el año +150 (el 0,07% de la ciudadanía) se pasó a más de 6.000.000 (10,5%) en el año +300. Por eso antes indiqué que la conversión de Constantino, que nace del mito de su visión antes de la batalla del Puente Milvio, solo es supuesta. Es más probable que se trate de una maniobra política para conseguir apoyos en Oriente y hacerse con el otro Imperio Romano. O igual no, y de verdad se le apareció Jesucristo antes de esa batalla y le indicó que pintase un símbolo que lo protegería. Elegid la opción que os parezca más creíble.

En resumen, fue un enfrentamiento que tuvo poco de religioso por parte del Imperio Romano. Se trataba de luchar contra una idea subversiva que no respetaba las instituciones imperiales y amenazaba con derribarlas, y por el otro con gentes que creían a patas juntillas en una religión excluyente, incentivadas por las recompensas de otro mundo. Seguro que os sonará de otras doctrinas monoteístas que también prometen mucho… pero curiosamente también después de morir luchando por su religión.


Claro, que una vez el cristianismo se convirtió en religión de estado, las cosas cambiaron, y mucho. Diez años más tarde, se empezaron a emitir leyes que restringían la idolatría, incluido que “nadie osase erigir estatuas, ni emplearse en oráculos y similares artes” ni, por supuesto, realizar sacrificio alguno. Cincuenta años después de la desaparición de Constantino, se anunció la pena de muerte para quien ofreciese sacrificios, y un siglo después, hacia el +423, se anunció que se eliminaría a cualquier pagano que sobreviviera, aunque “no creemos que quede ninguno”.

No solo fueron exterminados los llamados paganos – pregunta retórica: ¿cuántos politeístas romanos destacadas conocemos en la Edad Media? – sino que también sus obras: los escritos críticos con el cristianismo primitivo desaparecieron, las obras de arte fueron mutiladas o destruidas, los templos derruidos en su mayoría, … Todo un sistema religioso se borró de la tierra en nombre de un humilde carpintero judío. O no tan humilde a partir del año +312.

kvqaxahzs_1200x0__1
Estatua mutilada de Afrodita. Las mutilaciones se focalizaron en los penes de las estatuas masculinas y los senos de las femeninas, pero con frecuencia también se mutilaron los rostros, y cortaron cabezas y brazos. La foto inferior corresponde al friso del Partenón.


Sea como fuere, este artículo se publicará en la festividad de la Navidad, o del Sol Invicto, a elegir. Aunque obviamente los escarabajos no tenemos estos problemas, me sabría mal despedirme como lo hago habitualmente, de modo que táchese lo que no proceda:

Io Saturnalia!           ¡Viva ꗝው꘠!

¡Feliz navidad!

Nota del autor: no suele ser buena idea tachar sobre la pantalla.


Nota del administrador:

Cuando iniciamos esta serie basada en la lectura del libro Sapiens de Yuval Noah Harari sólo pretendíamos llegar hasta la formación de los imperios, pero luego se le fue calentando la mano al amigo Merdero y acabamos con la caída del imperio romano.

Si os ha interesado y os gustaría seguir leyendo sobre las nuevas religiones que surgieron más tarde – el catolicismo, el dios Liberal, el dios Capital, … – indicadlo en la encuesta que adjuntamos:

Referencias

Bohannan, P. (2010). Para raros, nosotros. Madrid: Akal, S.A.

Harari, Y. N. (2014). Sapiens. Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, SAU.

Nixey, C. (2017). La edad de la penumbra. Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, SAU.

Wikipedia. (s.f.). Obtenido de Sincretismo: https://es.wikipedia.org/wiki/ Sincretismo

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

A %d blogueros les gusta esto: