El PIN parental y el movimiento antivacunas: dos peligros parecidos.


En estos días se habla mucho del PIN parental que VOX quiere imponer allá dónde tiene al gobierno cogido por los presupuestos, lo que sirve para tapar muchas otras cosas, como casi siempre. Ahora bien, ¿por qué debería oponerse el Estado a este supuesto derecho?

De eso va este artículo.


La perspectiva parental.

Para ejemplarizar el absurdo de esta discusión, se ha llegado a hablar de la propiedad de los hijos. Da pereza contrarrestar esta supuesta idea, pero es tan fácil desarmarla… Señores ultraconservadores, les recuerdo que la esclavitud se prohibió hace ya más de un siglo[1], su hijo no puede ser de su propiedad hasta los dieciocho años porque las personas nacen con derechos propios. Y si no me cree, pruebe usted a vender a ese hijo gordito a peso, y verá la que le cae.

No, no se trata de propiedad, sino del derecho al miedo. Miedo al cambio, miedo al futuro, miedo a lo que no se entiende, … pero sobre todo, miedo a que tus hijos no sean como tú y se te acaben enfrentando.

Así, si el señor A sospecha que es algo machista, tratará de evitar que sus hijas asistan a charlas sobre igualdad, por poner un ejemplo, porque podrían descubrir que su padre es uno de esos señores de los que usted me habla. Así se mantiene la autoridad paterna incuestionada, y seguirá reservándose el privilegio de maltratarlas (o, en los casos benignos, de tratarlas peor) “porque aquí, las cosas siempre han sido así“.

En algunos casos la preocupación va más allá. Supongamos por ejemplo que los señores B creen a pies juntillas algo que era un clásico hasta hace poco: los homosexuales lo son por elección. Es una creencia, y por tanto basada en dogmas y no en conocimiento. Si alguien afirma lo contrario lo inmediato es ponerlo al mismo nivel, al de otra creencia. De ahí se deriva la idea de adoctrinamiento: si lo mío son creencias, lo opuesto también lo será. Así aparecen los conceptos de adoctrinamiento LGTBI, ideología de género, etc.

En resumen, se trata de miedo por muy valientes que sean las personas que lo expresan en otras circunstancias, pero también de algo tan atávico como propagar los genes culturales en el futuro. Que nadie menosprecie esta fuerza social, la de la permanencia de la cultura propia, por inculta que esta pueda parecer.

La consecuencia es que esos temores se propagarán hacia el futuro, al igual que ocurre con las enfermedades en niños no vacunados. Y ambas, ideas y enfermedades, matarán.

La perspectiva jurídica.

Todo el lío viene de una lectura sesgada del artículo 27.3 de la Constitución Española:

Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Y digo sesgada, porque olvida al párrafo inmediatamente anterior:

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

Como ambas cosas a la vez no puede ser – formar en principios generales, y formación moral a medida – una interpretación menos fundada en creencias debería llevar a la conclusión de que los padres pueden ofrecer a sus hijos la formación que les dé la gana, pero siempre adicionalmente a lo que he marcado en negrita.

Por si fuera poco, el famoso PIN Parental se da de bofetadas con otro párrafo, el 27.5:

Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.

Que VOX ignore a la Constitución no me sorprende, al fin y al cabo, viven en un mundo de fantasía asíncrona, fuera de nuestro tiempo, pero no lo esperaba del Partido Popular. Ingenuo que es uno, que pensó que su dirigente máximo  – me niego a llamarlo líder – llegó a aprender algo de las dos tardes en las que se sacó la licenciatura en derecho.

La perspectiva estatal:

Si han leído hasta aquí quizás se estén preguntando porqué lo he relacionado con los antivacunas. Me explico: tanto los unos como los otros son un peligro para la sociedad, y el Estado tiene la obligación de protegernos de ello.

Volvamos a la Constitución, que ya desde el mismo preámbulo proclama:

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

… Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Bien, tanto el movimiento antivacunas como el PIN Parental son un peligro claro para nuestra sociedad, basados ambos en creencias sin fundamento normativo ni científico. Sí, también científico, porque la idea de que el homosexual se crea socialmente no es precisamente científica, ni el concepto de la supremacía del varón sobre la mujer. Y ambos tipos de ignorancia de la realidad social acaban en epidemias de ignorancia – reflejadas con frecuencia en los resultados electorales – y muertes.

Pero no solo eso, el propio Estado Democrático también debe protegerse por varias razones.

La primera, es que no se sabe dónde acaba el principio de libertad de los padres. Si un progenitor, por el simple hecho de haber implantado su semen para una concepción, decide que el Holocausto no se produjo, ¿por qué no impedir que su hijo estudie esa página de la Historia? ¿O el franquismo? O si considera que la Termodinámica soporta ese cambio climático que es un invento de los progresistas, ¿por qué no vetar algunas clases de Física?

Pero la razón más importante es, sin duda, que a largo plazo esas enseñanzas implican necesariamente el fin del propio sistema democrático. Hitler no hubiese alcanzado el poder sin unas masas empapadas de antisemitismo, ni probablemente la CEDA – el partido ultraderechista español de la Segunda República – hubiese podido manejar a los gobiernos derechistas durante el Bienio Negro sin el voto del miedo impreso por el nacionalcatolicismo[2].

Concluyendo.

Partiendo por tanto de que los promotores del PIN Parental carecen de razones jurídicas o sociales que legitimen su propuesta, se trata de una simple cuestión de aplicación de normas sociales explícitas – leyes – e implícitas – ciudadanía – impedir que se aplique, y no tiene nada que ver en ese impedimento la ideología, sino la razón de Estado.

No hace falta ni siquiera recurrir a filosofías como la paradoja de la intolerancia, es simplemente una cuestión de autodefensa del Estado Democrático.

Y si finalmente el Tribunal Constitucional llegase a aceptarlo – no doy nada por imposible habida cuenta del nivel de nuestros tribunales – propongo como alternativa el PIN Filial: que los alumnos puedan vetar el deseo de los padres de educarlos a imagen suya[3].

O, como diría un sociólogo irreverente, de vetar la afiliación forzosa al mítico Club de la Estupidez Humana por decisión paterna.


[1] No, no me estoy confundiendo, lo que se prohibió en el siglo XIX fue el comercio de personas, pero a finales de ese siglo todavía existían seres humanos que pertenecían a otros por el principio de herencia de quienes nacieron esclavos.

[2] Bueno, vale, y la abstención de la CNT, y la desastrosa estrategia electoral del PSOE, y el voto primerizo de las mujeres, y….

[3] No sé vosotros, pero yo ya tenía muy clara mi carencia de fe religiosa a los diez años. Aunque debo reconocer que la vacuna me la puso el franquismo.

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

A %d blogueros les gusta esto: