Nos ha llegado al buzón una consulta con pinta de ser más falsa que un comunicado de VOX, y como Don Bigardo y Don Atufado están ocupados rellenando con alcohol sus sistemas sanguíneos – “¡Ahoguemos al virus en vino!” ha logrado articular el primero – se la hemos pasado a K.Baladring. La ha contestado, pero no sé, no sé… Espero que sea ironía.


Apreciado don Bigardo, soy un jubilado al que han dejado encerrado en su casa con esto del virus ese que anda por ahí matando viejos. No sé qué voy a hacer estando varias semanas sin poder visitar obras.

Para entretenerme, he roto el grifo del fregadero y he llamado al fontanero. Pensé que más vale una obra pequeña en casa que nada, pero en cuanto le he dicho al profesional ese aquello tan sentido de “en mis tiempos los fontaneros sí que eran buenos” me ha cobrado 100€ y se ha ido. Si es que ya no hacen obreros de verdad, con esa paciencia… Para mí que es desde que no pueden fumar en las casas dónde trabajan.

En fin, pues que ahora no tengo ni fregadero, ni obra que contemplar, y faltan quince días por lo menos para poder ir a visitar a mis socavones preferidos.

De pura desesperación, hasta he abierto un libro, que ha resultado ser una biblia, y se ha puesto a decirme que si cuatro jinetes, y unas plagas…

Total, que me he acojonado y he encendido el televisor. Ha salido 13TV, y ahora sí estoy convencido de que ha llegado nuestro fin a manos de este gobierno fasciocomunista satánico.

Dígame, don Bigardo, ¿vamos a morir todos los viejos? Y si no, ¿por qué han huido todos esos madrileños, incluidos los Aznar? Y ya que estamos, ¿por qué han huido los muy cabrones dejándose a los viejos en Madrid?

Gracias anticipadas, Jubilado de la Obra.


Despreciable Jubilado. Deduzco que es usted un puñetero viejo insolidario, de esos que no quiere morirse. Pues déjeme que le diga cuatro verdades.

La primera es que no sé si este gobierno es fasciocomunsita satánico – aunque igual sí, porque a la vicepresidenta le gustan el Heavy y el Rock – pero desde luego es único perdiendo ocasiones. Me explico. Si el virus mata a 5 personas de cada 100, y hay unos 6,5 millones de españoles mayores de 70 tacos, eso significa 322.000 pensiones menos que pagar a partir de mayo. O sea, que haciendo exactamente lo mismo que está haciendo el primer ministro británico, ese genio llamado Boris Johnson, los españoles os ahorraríais nada menos que 321 millones de euros al año. Un genio, ya os digo, un genio. No como usted, que es un puñetero egoísta empeñado en cobrar su jubilación hasta vaya usted a saber cuándo, ¡irresponsable!

En cuanto a esos que usted acusa de ser unos cobardes y cabrones, yo les llamo sabios. ¡Sabios, sí señor!

Gentes que con gran esfuerzo habéis salido de la comunidad de Madrid para diseminar el virus por toda España, ¡bravo! Ya era hora de que se empezase a practicar una sana eugenesia en la sociedad, eliminando a las rémoras sociales como a las gentes viejas y/o enfermas. ¡Bravo, valientes que no teméis pasar como cabronazos con tal de mejorar la especie! Virus, ¡a por ellos, oé!

Pero no solo sois vosotros, madrileños conscientes de la necesidad de limpiar a la sociedad de parásitos. ¡No estáis solos! ¡Tres hurras por los colectivos que han colaborado con vuestra tarea!

  • Los jóvenes a los que les importa poco contagiar a sus mayores con tal de poder salir de marcha y juerga, ¡bravo! Y eso que no lo tenéis fácil, porque quienes la van a diñar son vuestros abuelos, y esos cabroncetes son resistentes.
  • Quienes os habéis lanzado a los supermercados para contagiar a las cajeras, y de paso dejar a los necesitados sin leche, ni papel higiénico, ¡geniales! ¡Ahora a por los policías! ¡Haced que os recluyan en las cárceles y propagad la buena nueva viral!
  • Los que os habéis largado a otros países con la excusa de que ya teníais los billetes comprados y no podíais devolverlo. ¡Sois grandes! ¡Así se hace! Diseminad el virus por el mundo, puñeteros. Ni caso si os mientan las madres, eso lo hacen por la envidia que les da de ser razas inferiores que todavía no se habían contagiado.

Ah, y los mejores habéis sido sin duda quienes os habéis ido al pueblo desde vuestros cómodos hogares en la gran ciudad, sin renunciar a las mejores estrategias de propagación, cómo son los besos y los abrazos a todos vuestros familiares. Decid que sí, que vosotros sois valientes y no teméis al contagio, y nadie os dice dónde os tenéis que quedar, ni a quién besar. ¡Gran argumento! Os dirán los sanitarios, científicos y otras gentes timoratas que con eso habéis enfermado a personas que no estaban todavía en riesgo, pero ¡ni caso! Lo que sea por la mejora de la especie. Como dijo un gran hombre:

Esparta debe ser vista como el primer Estado Völkisch. La exposición de los enfermos, los débiles, los niños deformes, en definitiva, su destrucción, era más decente y en verdad mil veces más humana que la miserable locura de nuestro tiempo que preserva a los sujetos más patológicos y, de hecho, lo hace a cualquier precio; y, sin embargo, toma la vida de cientos de miles de niños sanos como consecuencia del control de la natalidad o por medio de abortos, para, posteriormente, engendrar una raza de degenerados cargados de enfermedades

Hitlers Zweites Buch (1928)

Tomad ejemplo de este superhombre que ha desarrollado la labor de un gigante. ¿Dije de un gigante? ¡De una montaña! A riesgo de su integridad, ha visitado zonas de infección como Vitoria y Milán, para luego reunir a 9.000 correligionarios suyos – porque los otros no hubiesen querido ir, ¡cobardes! – y contagiarles el COVID-19. ¿Dije montaña? ¡Un héroe de la especie es Javier Ortega-Smith! que, no contento con infectar a buena parte de su propio partido, graba y emite un vídeo en el que despista, como si hubiese hecho nada, para que nadie sepa la heroicidad lograda.

Seguro que los progres buenistas le acusan de hacer el ridículo, ¡pero no! Sabemos que nuestro héroe se ha tragado la dignidad por pura modestia, para que nadie sepa la machada que ha realizado. ¡Bravo, inmortal guerrero!

Y sale la gente a aplaudir a los sanitarios de la pública… ¡Como si les debiéramos algo!

Ah, oigo a alguien que me dice que la salud. Hombre, claro, para eso son sanitarios…

Y el sacrificio de currar con horarios imposibles. Bueno, eso también.

Ese señor de allá grita que son filántrops, que arriesgan su vida por otros. Bueno…

¡Basta, ya está bien! Yo también he visto la película, ¿qué os habéis creído?

¡No estamos aquí para hablar de los sanitarios! He escrito esta carta para llamar sutilmente cabrones cobardes a esa gentuza insolidaria que acapara alimentos, disemina el virus, y huye del peligro dejando allí a sus viejos.

¿Queda claro ahora?

Puñeteros humanos, si es que ni siquiera pilláis la ironía, no sé ni para qué me molesto.

Hale, ¡que os den cuarentena, y a ver si aprovecháis para leer un poco, que falta os hace!

Un comentario sobre “La cuarentena del jubilado

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: