Pongamos que hablo de Madrid (V): los dineros

Actualizado a 20 de abril 2020.

En el capítulo anterior afirmé que el dinero invertido en sanidad por habitante, en sí, no parecía concluyente. La infección se ha cebado tanto con quienes invierten más, como con quienes invierten menos. Sin embargo, pese a que a nivel global el dato no revela demasiado, cuando empezamos a hurgar empiezan a aparecer pistas de que más importante que el cuánto, es el cómo.

En este post la metodología seguida es sencilla. Ya sabemos de antemano quienes son los que más y los que menos invierten, así que las comparaciones las realizaré entre:

  • Castilla-la Mancha (CLM), como elemento damnificado
  • Andalucía por estar al otro lado de CLM, y por ser la única Comunidad Autónoma con más habitantes que la madrileña.
  • La Comunidad de Madrid, como la más afectada por la pandemia.
  • La media española como indicador.
  • El País Vasco por tener un sistema de financiación mucho más independiente de los gobiernos centrales.

Veremos qué enseñanzas nos reporta.


Para abrir boca, supongo que habéis escuchado estos días a los mandatarios de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento afirmar que eso de los recortes en Sanidad era una “leyenda urbana” (Martínez-Almeida dixit). Comprobémoslo:

La primera conclusión es que Madrid lleva tiempo invirtiendo por debajo de la media nacional en sanidad pública por habitante – aunque ni de lejos tan poco como Andalucía – pero incluso así, ambas comunidades recortaron drásticamente esa inversión a partir de 2011, sin que se hayan recuperado los niveles previos a la Gran Recesión de 2008. O sea, que leyenda urbana, pues de entrada, no.

La segunda conclusión es que el Partido Popular propició una rebaja muy importante en Castilla-la Mancha (CLM), hasta llevarla casi al nivel de Madrid. Buen ejemplo de ello es el conocido caso del Nuevo Hospital de Toledo, cuyas obras fueron interrumpidas por el gobierno de Cospedal en 2012 y no pudieron ser reanudadas hasta 2016. Si este centro sanitario moderno, con 800 camas (62 de ellas de UCI de adultos y 10 de UCI pediátrica), hubiese estado en funcionamiento en enero de 2020, ¿cuántas muertes podríamos haber evitado?

En cambio, el País Vasco, gobernado de forma continuada por el PNV con alianzas flexibles, y financiado mediante un sistema de concierto económico totalmente diferente al del resto de las CCAA, ha seguido creciendo y en estos momentos supera ampliamente el nivel de inversión sanitaria de 2009.

Ya puestos, comprobemos hasta qué punto es cierto que el peso de la atención sanitaria se desvió hacia el sector privado en las comunidades gobernadas por el Partido Popular, o si es otra “leyenda urbana“. No hay muchos datos disponibles en el Ministerio de Sanidad, pero sí figura la inversión en conciertos (que no, que no tiene nada que ver con Alejandro Sanz):

Pues eso, que al menos en el caso de Madrid tampoco era una leyenda urbana.


Pero algunos humanos resisten y resistirán siempre frente al invasor vírico, temiendo tan solo que el cielo se les desplome sobre la cabeza (¡Por Tutatis!).

Esos grandes centros repletos de guerreros y guerreras – sobre todo de ellas – de verde, blanco o azul, y donde, curiosamente, en vez de esconderse tratan de salvar a los humanos contagiados a riesgo de su propia salud. Y eso a pesar que el virus no es capaz de leer un contrato o una nómina, porque entonces alucinaría por un tubo (de ensayo, por supuesto).

Pongámonos un poco más serios. ¿Cuánto dinero destina cada una de las comunidades analizadas a pagar sus sueldos?

image-84

Bien sea por la vía de los despidos, o de la reducción de los salarios, o probablemente ambos, está claro que Madrid decidió en 2011 ahorrarse buena parte de los gastos de personal sanitarios, bajando al nivel promedio español. Mientras tanto, aún con la enorme brecha entre el potencial económico del País Vasco y de CLM, al menos el nivel de esfuerzo fue similar. Andalucía, a su aire, mantuvo un nivel de esfuerzo intermedio hasta 2016, pero sin esforzarse demasiado.

¿Qué ha pasado pues con los sanitarios? Empecemos por una visión general comparándonos con las medias europea y española.

De entrada, bien está que España se sitúe por encima de la media europea a 28 países, destacando tanto la Comunidad de Madrid como la del País Vasco. No se puede decir lo mismo de Andalucía, y mucho menos de CLM, que solo superan a Baleares y Extremadura.

Y ya que estamos, por el mismo precio he consultado el personal de enfermería del que se dispone. Desgraciadamente, los últimos datos son de 2015.

Ahí CLM no sale tan mal parada, pero de Andalucía mejor no hablar…

Ya que nos hemos situado en contexto, vamos a desglosar. ¿Cómo ha evolucionado el número de médicos de atención especializada en cada Comunidad?

Pues que claramente Andalucía mantiene el nivel más bajo de las comunidades observadas sin hacer mucho esfuerzo al respecto, mientras que Madrid y País Vasco han alcanzado un nivel similar, aunque siguiendo trayectorias diferentes. El promedio español dibuja una vía paralela, aunque con una tasa de médicos especialistas más baja. ¿Y CLM? Pues aún no se ha recuperado del recorte efectuado por el gobierno Cospedal.

Pero claro, podríamos pensar que se ha recortado en atención especializada porque el foco se ha puesto en la medicina primaria.

Ese parece ser el caso en el País Vasco, que ha realizado una muy importante inversión en atención primaria desde 2010, o CLM que la ha mantenido a toda costa, pero no es el caso para las otras dos comunidades. Aunque hay que reconocer que, al menos, la inversión está mejorando lentamente en Andalucía, mientras sigue cayendo en la Comunidad de Madrid.

Para contrastarlo, observamos en los presupuestos el peso de la atención primaria, la primera trinchera en enfermedades de amplio impacto, no digamos ya en epidemias como actual.

Se comprueba que Madrid no solo dispone de menos médicos de atención primaria, sino que además les asigna un trozo más pequeño del presupuesto que las demás CCAA, y que si Andalucía está contratando más médicos de atención primaria, también lo hace con menos gasto. O sea, más barato.


Con los mimbres anteriores las Comunidades Autónomas han tenido que enfrentarse a la pandemia. ¿Cómo les ha ido hasta ahora?

Pues pese a todas las carencias detectadas y el escaso esfuerzo invertido en personal sanitario, parece que a Andalucía le ha ido mucho mejor que, por ejemplo, al País Vasco. Cierto es que a la Comunidad Vasca se le apareció uno de esos cisnes negros imprevistos por su cercanía al municipio de Haro, pero teniendo en cuenta la presencia de destinos turísticos en Andalucía, el gran número de desplazamientos de otras comunidades, y las carencias sanitarias, creo que deberíamos poner en cuarentena ese índice de mortalidad del 11 x 100.000 habitantes. Es un dato, como mínimo, dudoso.

Si dejamos de lado la baja tasa de mortalidad andaluza, la comparativa de las otras tres comunidades adquiere sentido: pese a ser uno de los lugares donde COVID-19 apareció antes, y con especial virulencia por el contagio temprano de personal sanitario, el País Vasco tiene una tasa de mortalidad que es la mitad de la castellano-manchega, y queda muy lejos de la madrileña.

En cuanto a Castilla-la Mancha y Madrid, ya han sido objeto de estudio en los capítulos anteriores de esta serie, y por tanto solo queda confirmar la hipótesis planteada: el nivel extraordinrio de letalidad de la pandemia en una comarca de bajísima densidad poblacional como CLM tan solo se explica por su relación de cercanía a la Comunidad de Madrid, unida a la debilidad de su estructura hospitalaria.

Por último, Madrid ha sufrido no solo por la insuficiencia de su sistema sanitario tras décadas de debilitamiento progresivo, también por su difícilmente ampliable sistema sanitario basado en las economías de escala que proporcionan los grandes centros, pero sobre todo por el precio de su capitalidad, que rinde grandes beneficios en tiempos normales, pero también expone mucho más a sus habitantes y vecinos en situaciones como la actual.


Aquí termina esta serie de cinco artículos analíticos. Yo he puesto sobre la mesa los datos y las hipótesis, ahora solo me queda esperar que los políticos propongan soluciones a largo plazo. Pero que nadie se preocupe, estoy sentado.

Por último, no quería despedirme sin recordar al personal sanitario que la única constante universal que prevalece a lo largo del tiempo, del espacio y de las circunstancias históricas es el enorme peso social de la estupidez. Teniendo eso en cuenta, ánimo, y a seguir peleando hasta que el cielo se desplome sobre nuestras cabezas. Mientras eso llega, gracias por seguir ahí.

Ya para todos, salud, que falta nos hace.

Un comentario sobre “Pongamos que hablo de Madrid (V): los dineros

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: