Pongamos que hablo de Sanidad (3): el tamaño del hospital importa

Muchas áreas hospitalarias han estado muy cerca de colapsar… o han colapsado. Esto ha ocurrido tanto en grandes ciudades, como en áreas de baja densidad de población.

La coordinación con los departamentos autonómicos se ha demostrado en todos los casos un problema, pero además han impactado en el número de fallecidos la carencia de servicios adecuados para atender una explosión súbita en las áreas rurales, frente a la masificación en grandes urbes.

Aporto aquí algunas sugerencias que creo que podrían aliviar el problema en futuros conflictos de gran extensión.

En las grandes ciudades, especialmente en Madrid, abundan los grandes hospitales de mil camas o más, que aportan un alto nivel de riesgo biológico debido a la masificación en urgencias, como se ha comprobado a lo largo de la primera fase de la epidemia. Estos riesgos añaden complejidad al sistema al requerir el uso de diferentes recorridos hospitalarios, separando áreas limpias y sucias. Además de cómo gestionar la enorme carga habitual del sistema en estas verdaderas urbes hospitalarias.

Por el contrario, al estar situados relativamente cerca los unos de los otros, la coordinación entre ellos, unidos por una jerarquía común, debería ser relativamente simple… cuando no se tropieza con la ineficacia gestora de la consejería de turno.

El resumen es que en las grandes ciudades y áreas densamente pobladas la única solución es añadir complejidad a un sistema ya tan complejo que resulta sumamente difícil de gestionar.


De izquierda a derecha y de arriba abajo: Hospitales 12 de Octubre y La Paz de Madrid, hospitales de Tomelloso, Alcázar de San Juan y Villarrobledo.

Sin embargo, en las zonas con menor densidad de población la situación es distinta, aunque no menos lamentable. Tomemos este ejemplo, el de la zona central de la Mancha:

Ahí tenemos tres ciudades de tamaño pequeño-medio, rodeadas de localidades mucho menos pobladas, cada una con su pequeño hospital. Tomelloso ha sido una de las localidades de España más afectadas por la epidemia, pero solo dispone de un hospital en la localidad, el más pequeño de los tres, sin UCI, y sin otro medio de transporte que la carretera hasta Alcázar de San Juan (33 km) o Villarrobledo (46 km), con el añadido de que la mayor parte de los enfermos fueron a parar a Alcázar de San Juan porque… Villarrobledo es otra provincia. No es casualidad que esta zona haya conseguido un récord en tasas de mortalidad a nivel nacional.

Elaboración propia, fuente El País

Para situarnos, la población de Castilla-la Mancha es el 4,34% de la española, pero acumula el 10% de los fallecidos, su tasa de mortalidad es de 232% de la estatal, y la de letalidad representa el 120%.

Si descendemos al nivel de la provincia, y observamos exclusivamente Ciudad Real, acumula el 4% de los fallecimientos totales en España, representando solo algo más del 1% de la población nacional. Es decir, que cuadriplica la tasa de mortalidad estatal y triplica el número de contagios.

El 27 de marzo de 2020 , el hospital de Tomelloso, insuficiente para el tamaño de la ciudad en la que se ubica, tenía 125 pacientes de COVID-19 ingresados, el de Alcázar de San Juan 299, y el de Villarrobledo 110. Mientras tanto, el hospital de la ciudad de Manzanares (18.000 habitantes), situada a 43 km, solo tenía 41 pacientes hospitalizados. En resumen, un sistema totalmente descompensado y heterogéneo, incapaz de colaborar con facilidad de forma flexible.

Supongamos ahora que los tres hospitales mencionados anteriormente – Tomelloso, Alcázar de San Juan y Villarrobledo – se uniesen en una red que no conociese de provincias, gestionados coordinadamente. Podrían cada uno de ellos desarrollar la estructura básica para atender a su población natural, complementada por departamentos especializados para la región cuando el área sanitaria atendida no alcanzase los umbrales para rentabilizar un determinado servicio.

Por poner un ejemplo, hoy, solo Alcázar de San Juan dispone de urgencias oftalmológicas en la región. Sin embargo los pacientes de Villarrobledo, deben desplazarse hasta su hospital de referencia en Albacete, a casi 90 kilómetros.

Supongamos que, en un alarde de visión, los administradores diseñasen un sistema de transporte rápido y barato, fácilmente medicalizable en tiempo de emergencias, entre los municipios de la región. Un tranvía, por ejemplo, que uniese las zonas hospitalarias enlazando con los pueblos intermedios que carecen de este servicio.

Lo que sería extraordinariamente útil, además, para vertebrar la zona, porque las administraciones públicas también están agrupadas en estas mismas ciudades, y son muy frecuentes los desplazamientos por trabajo entre localidades.

Añadiendo los elementos de coordinación sanitaria necesarios, ya tendríamos la red diseñada. Pero para eso, falta imaginación, inversión en infraestructuras, capacidad de coordinación, pero sobre todo sobran fronteras artificiales y la búsqueda de rédito político.


En lo que a servicios se refiere, las rígidas fronteras administrativas y funcionales son una limitación que, en el caso de la sanidad, causa muertes debido a la distribución ineficiente de recursos. Algo parecido ocurre en las grandes ciudades, con la dificultad de gestionar organismos hospitalarios grandes y de funcionamiento extremadamente complejo.

Sería mucho más eficiente para el sistema crear viveros de pequeños hospitales coordinados y gestionados en redes. Sin embargo, la evidencia es la opuesta: es más fácil que los profesionales se organicen informalmente que esperar una gestión flexible y coordinada de la propia estructura formal hospitalaria.

En el próximo capítulo hablaré de algo que se ha revelado fundamental para atender grandes masas de pacientes en momentos de crisis: la escalabilidad del sistema.

Mientras tanto, cuídense.


(Foto de cabecera: Cremona, Italia. Fuente: CNN. Cuando se tomó esta foto, el hospital llevaba 27 días luchando ininterrumpidamente contra COVID-19)

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: