El cuento de los veintisiete reinos que fingían ser un imperio, Octubre 2020 (audio)

En abril publiqué el El cuento de los treinta reinos que fingían ser un dragón. En julio esos reinos fingieron ser un imperio y estar dispuestos a ayudar a sus compañeros más pobres, o más desgraciados, para recuperarse de los estragos de la COVID-19.

Llegados a octubre, todo sigue igual, y ni siquiera ha llegado el dinero que se comprometió para pagar los ERTE. ¿Por qué?

Nuestro compañero de pluma – no porque la tenga, sino por escribir con ella – Alien A.Social nos lo relata en forma de cuento para niños. Podéis escucharlo, o leerlo, lo que más os plazca.


Ir a descargar


Buenos días, queridos oidores de estas Tontás de la Historia: niños, niñas, tiernos proyectos humanos de cualquier edad, extracción social, género y preferencia sexual.

Deberíais recordar un cuento que os relataba, allá por abril: el cuento de los treinta reinos que fingían ser un dragón. Os prometí una segunda parte, y como os lo prometí, os lo debo, y como os lo debo, pues aquí está. Ya os lo advierto, no es muy edificante y puede afectar al desarrollo de vuestra aún tierna integridad moral… Pero como, siendo sinceros, es poco probable que la moralidad os dure mucho tiempo, yo creo que nos podemos arriesgar.

Bien. Os decía en aquel cuento que existe un imperio-que-no-es-un-imperio, de veintisiete países que juegan a ser un dragón, pero que en realidad son solo Estados-nación egoístas, e incluso en algunos casos miserables, que van a la suya.

Estoy seguro de que todos vosotros, y vosotras, proyectos humanos o humanoides, neandertales o cromañones, estuvisteis todo el mes de julio tan atentos a los debates de la Unión Europea, que así se llama el imperio-que-no-es-un-imperio… Estoy seguro, os decía, de que no podíais dormir por las noches de julio pensando en cómo se resolverían todos esos temas que tanto nos afectan como ciudadanos de uno de los países más desgraciados de la Unión.

Primero vino la elección de la presidencia del Eurogrupo. Un organismo bastante extraño que manda mucho en la economía y que, oficialmente, casi ni existe. Es como un gobierno económico en la sombra, un fantasma, dirigido por el fantasma más fantasma de todos los espectros. Pues bien, parecía que iba a ganar una gran visir de la moneda que venía de España, una señora llamada Nadia Calviño. Iba a ganar, pero no ganó porque al final un reino traicionó a la dama y le dio su voto al peón irlandés, un tal Paschal Donohoe. Probablemente porque ya se sabe que los peones se mueven menos que la dama en ajedrez, y no es cosa de que la señora, por improbable que parezca, le fuese a dar un ataque de ética.

También estoy seguro de que después de este suceso paranormal, volvisteis a los documentales de ñus de la dos con ese entusiasmo que caracteriza vuestras ansias de saber, bribonzuelos curiosos. Hasta que llegaron las negociaciones para el fondo de rescate de la COVID. Allí hubo una pelea sin sangre – sin sangre de los mandatarios, la de los plebeyos no sale en los cuentos – y tras esa pelea sin sangre importante se llegó a un acuerdo tras cinco días de enfrentamientos. ¡El dragón iba a hacer una cosa de dragones!

Por fin, el imperio-que-no-es-un-imperio se preparaba para gestionar su dinero como si fuese un imperio. ¿Suena raro? Pues lo explico. Los imperios recaudaban dinero vía impuestos imperiales, y podían también tener presupuestos propios, y todas esas cosas de imperios que hacen los imperios, aunque sin ser un imperio porque no hay emperador, ni emperatriz, ni por ahora presupuestos, ni impuestos imperiales.

A lo que iba. Entre todos iban a juntar una bolsa de nada menos que 750.000 millones de euros, de la que los reinos en apuros por el virus podrían pedir entre todos hasta 390.000 millones sin tener que devolverlos, y el resto, 360.000 millones, en préstamos fáciles de pagar. A cambio, los reinos serios seriotes solo pedían poder controlar en qué se gastaban el dinero los reinos sospechosos de ser unos golfos y unos manirrotos. O sea, España e Italia, y un poquito Francia. Grecia ya casi no es ni reino después de que los fantasmas del Eurogrupo les hiciesen un griego.

(Claro, que a vuestros pocos añitos no sabréis qué es hacer un griego… No os preocupéis, queridos niños y niñas. Preguntadles a vuestros padres y maestros, preguntadles… ¡veréis qué risas!)

Pero también había letra pequeña, muy pequeña, que no llegó a casi nadie: los reinos serios seriotes, que en realidad son unos piratas disfrazados de gente religiosa, querían poder seguir siendo piratas. Y los reinos abusones, que también los hay, seguir dando estacazos a sus ciudadanos.

A ver si soy capaz de explicarlo.

¿Sabéis lo que son los paraísos fiscales? No, no son sitios muy guay donde vayan los fiscales del reino a retozar, aunque puede que alguna vez haya ocurrido. Son sitios donde los impuestos se pierden. Desaparecen como por arte de magia.

Dejadme que os lo explique. Si alguna vez oís hablar del sándwich holandés o del doble irlandés, no penséis que tiene que ver con la comida. O quizás sí, con nuestra asignación para comida que ellos se quedan.

Veréis, supongamos una multinacional cualquiera tecnológica que vende sus productos en España. Supongamos que una vez pagados los salarios, gastos de oficinas, etc. aún le quedan 100 euros netos antes de pagar impuestos. Bueno, pero la empresa dice que hay otro gasto más de 99€, que son los derechos de la propiedad intelectual – el software utilizado, por ejemplo – y que los tiene que enviar a su empresa matriz, que casualmente tiene su sede en Irlanda. Allí no tiene que pagar apenas impuestos por lo que ha vendido en España, porque decide traspasarlo a un socio suyo que está en Holanda. Como en ese país la propiedad Intelectual no paga impuestos, el dinero queda limpio y puede reenviarse a una filial que, oh casualidad, reside en una excolonia holandesa donde ni se pagan impuestos, ni los bancos dan información alguna si se les pregunta. Allí parte del dinero se guarda para que se lo gasten los mandamases, y parte regresa como inversión a Holanda, dónde sigue sin pagar intereses porque es una transferencia y no es fruto del comercio. Si además la empresa es americana, por fin se reenvía de vuelta a otra empresa distinta irlandesa donde sirve para pagar los gastos, y el resto paga una miseria en Estados Juntitos porque no se consideran beneficios. Eso suponiendo que la empresa no esté localizada en un paraíso fiscal norteamericano, que también los hay.

¿Os habéis liado? Os lo repito. En España la empresa no ha tenido beneficios porque casi todos se han ido en una cosa que se llama propiedad intelectual, y que se ha pagado en Irlanda. De allí llega a Holanda, pero solo para hacer escala hacia un paraíso fiscal puro y duro en el Caribe, el Pacífico, o donde le dé la gana al gobierno Holandés. Cuando el dinero regresa, ya no es producto de ninguna venta, así que pasando otra vez por Holanda regresa a la misma empresa, pero con otro nombre para que no la pillen. En España esos 100€ de beneficio deberían haber pagado aproximadamente 25€, que gracias a la chapuza fiscal de nuestro país se habrían quedado finalmente en 12€, o incluso menos, pero que en la práctica nos dejarán unos 30 céntimos, y otro euro y medio que se quedan Irlanda y Holanda. Un chollo. Pasan de pagar 25€ a 30 céntimos. Para que os hagáis una idea, así se vienen a perder por el camino al menos 25.000 millones cada año en todo el mundo, gracias al sándwich, procedentes de los, más o menos, 4 billones de € que pasan de ida o de vuelta por Holanda, dejando solo unos pocos céntimos en sus países de origen.

Pero Irlanda y Holanda no son los únicos que llevan un parche en el ojo y una pata de palo, porque también tendríamos que añadir Chipre, Malta, y Luxemburgo. Eso solo en la Unión Europea, que de Gran bretaña o Suiza mejor no hablar. Así que estos cuatro países – Holanda, Chipre, Malta, y Luxemburgo – forman la boca del dragón que traga beneficios y apenas cagan unas ridículas bolitas fiscales.

O sea, que cuando veáis que vuestros padres contratan los servicios de Amazon, Uber, AirBnb, Google, Microsoft, … O compréis algo de Apple, Ikea, Fiat, … O si os da por gastaros una pasta en un producto de lujo de marcas de moda, de esas que venden un 300% por encima del precio de coste… Pues sabed que vuestro dinero será posiblemente parte de los 2.300 millones de € anuales de los que esos benditos piratas aligeran a Hacienda, repartidos, eso sí, entre buenos amigos: 1.170 millones se van por el agujero negro holandés, 800 por el luxemburgués y uno 550 millones en forma de café irlandés.

Pues esto, queridos niños, seguirá pasando porque es una de las condiciones de la letra pequeña del acuerdo de julio.

Acuerdo, por cierto, que ya veremos si llega a pagarse y cuando, porque nos falta hablar de los matones de colegio. Y el más descarado de todos es Hungría. Veréis, el dirigente húngaro, Víktor Orban, que lleva ahí desde hace más de treinta años, ha ido tocando y retocando las leyes de su país para que todo el reino se le parezca: homofóbico, racista, xenófobo, autoritario, … Se ha pasado por el forro todas las reglas de juego de los demás reinos, una por una, y de la Unión Europea, en bloque.

Lidera además una pandilla con otros reinos matones como Polonia, y alguno más que silba como si fuese con ellos, y ha dicho que o le dejan seguir haciendo lo que les salga de sus parlamentos, o no aprueba las ayudas de la COVID. Y es obligatorio que los 27 reinos las aprueben.

Enfrente tiene al Parlamento Europeo, que dice que eso de quedarse con los legisladores, el gobierno, los periódicos, los ayuntamientos, y si se tercia incluso la iglesia, pues que está bastante feo. Pero que hacerlo además con el dinero que recibe de la Unión Europea, ya es pasarse. De modo que tenemos a los matones que amenazan con bloquear los pagos a los países desgraciados del sur si no les siguen pagando las juergas fascistas – perdón, ahora se llaman iliberales, ha sido un lapsus – … Pues eso, que si la Unión Europea no les sigue pagando sus juergas iliberales, ellos dejarán que quiebren países como España, Italia, Grecia, y alguno más que se me olvida. El Parlamento Europeo dice que, de eso, nada, que por ahí no pasa que para eso está. Y en medio está la Comisión Europea que le dice al Parlamento que no hay que ser tan estricto, que ya habrá tiempo, que Orban, en el fondo es un buen chico…

Y de fondo, si prestáis atención, escucharéis las risas de los piratas, encantados de no pagar ni siquiera lo poquito que nos iban a prestar, mientras se pulen alegremente nuestros impuestos.

¿Entendéis ahora, queridos niños y niñas, por qué salió elegido en el Eurogrupo un irlandés? Pues eso, que nos vamos a comer un sándwich (holandés), y de postre, un café doble (irlandés). Ahora, cobrar esos 140.000 millones que nos prometieron, o los dineros para abonar los ERTE… Pues si eso, ya, mejor lo dejamos para otro año. Siendo optimistas, mediados de 2021.


Iba a decir que con esto el cuento de hoy ya se acababa, pero este es un cuento de nunca acabar, así que me temo que seguirá.

Una última cosa antes de dejaros: no le contéis nada de esto a vuestros padres. Dejadles que sigan disfrutando cuando llaman a un coche de Uber en vez de un taxi (que paga impuestos, ¡qué ordinariez!), o alquilen en AirBnb para ahorrarse el hotel (que sí paga impuestos), o guarden su dinero en un banco no-banco holandés… Bueno, no sigo que me pongo sentimental.

Que no se lo contéis, de verdad, que igual se entristecen mucho, y por culpa de las lágrimas que vierten al pensar en que no están contribuyendo a levantar el país, no pueden disfrutar de ese reloj tan guay, o de ese móvil tan chulo, o de esas vacaciones tan baratas.

Aquí lo dejo, queridos niños y niñas, embriones potenciales de vaya usted a saber qué clase social. Tened una gran infancia, y disfrutad luego de una adultez totalmente libre de prejuicios morales.

Hasta siempre…

Continuará…

3 comentarios sobre “El cuento de los veintisiete reinos que fingían ser un imperio, Octubre 2020 (audio)

  1. ¡Cómo me he reído con tus ocurrencias y chascarrillos! Hoy te he descubierto navegando por WordPress y ¡m’alegro un montón! Me he enterao de puta madre de tól lío que nos han liao en 15min, cuando en meses no hubo manera! Gracias por iluminar mi camino ;-))

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Sé bienvenida al blog!
      Y si en algún momento crees que podemos ayudar en algo, pregunta. Alguno de los personajes imaginarios del blog intentaremos responder.
      (NOTA: de física cuántica andamos flojitos. Mejor no preguntes, y mucho menos a los alienígenas, que tampoco tienen ni idea pero se marcan faroles).

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: