Cuento del ganador que perdió unas elecciones (2): cuatro deseos.

En el primer capítulo de este cuento el Presidente de los EAUA (Estados Antaño Unidos de América) consigue, con la ayuda de la NASA, encontrar un Irrigador Anal Mágico en el jardín de la Casa Blanca. De él sale un genio con un sorprendente parecido con el propio presidente, aunque en pequeño.

Si recordáis lo que entonces se relató, el Presidente, desesperado porque pronto será ex-Presidente, se encuentra con cinco deseos a su disposición. En un primer acto impulsivo desperdicia su primer deseo pidiendo algo que ya tenía, de modo que decide recurrir a su lado más racional: su esposa Melania.

Allí encontramos al Presidente y su genial mini-yo, en el despacho hueval[1], esperando a que comparezca la parte inteligente de la Presidencia.


— Oye, la tal Melania, ¿está buena? Es que no he salido del irrigador desde 1992 y ando un poquito necesitado… En fin, tú que te pareces a mí, pero en gordo, tienes que entenderlo.

— ¡Es mi mujer! – Exclama airado el Presidente.

— Sin problemas, no se lo diré a nadie.

— ¡Cállate!

— Anda, ponme un güisquito de ese añejo que tienes por ahí, y puedes tardar lo que quieras.

El Presidente sale del Despacho Hueval dando un portazo. Por el pasillo se escuchan voces.

— POTUS se mueve. Repito, POTUS se mueve.

— ¡Que os calléis todos, majaderos! ¿Dónde está Melania?

— POTUS busca a FLOTUS[2]. Repito, POTUS busca a FLOTUS.

— ¿Dónde la mierda[3] está Melania?

— POTUS, FLOTUS está reunida con un extraño en sus habitaciones.

— ¿Cómo?

— Que me dicen que…

— ¡Cállate!

— Sí, señor.

El Presidente camina con paso decidido hacia las habitaciones privadas de su esposa. Abre de un empujón la puerta del despacho y…

— POTUS se reúne con FLOTUS y un tercero. Repito, POTUS se reúne con FLOTUS… Eh, no señor, no creo que pueda hablarse de un trío con propiedad.

El Presidente vuelve atrás y se queda mirando fijamente a los ojos de la agente que está informando.

— POTUS me mira mal… Sí señor, sí… Ya me callo…

Esa agente… Guapa de cara no es, pero está en forma. Y eso de que tenga la obligación de recibir las balas que le disparen… Eso tiene un morbo…

La tensión se mantiene hasta que el Presidente recuerda que la agente también lleva pistola. La deja y entra en el despacho. Melania está sentada informalmente en su butaca, con sus larguísimas piernas, enfundadas en unos pantalones que valen un potosí, sobre la mesa. Al otro lado del escritorio se acomoda un tipo muy pijo, con el pelo negro corto luciendo las convenientes canas de diseño en las sienes. La chaqueta, exquisitamente confeccionada, desabrochada sobre la camisa de seda… Un carísimo abogado, como si lo viera.

— Melania… ¿Quién es este tipo?

— Un asesor espiritual, cariño. ¿Querías algo?

Y una mierda, un asesor espiritual, ese tío es un abogado.

— Despídelo, te necesito en el despacho hueval ahora mismo. Es una emergencia.

— Gracias Charles, te llamaré.

— A su servicio, Melania, cuando lo desee.

— ¡Vamos!

El Presidente agarra del brazo a su esposa y tira de ella. No hay nada más importante que la posibilidad de prolongar su presidencia, ¡nada!

— POTUS se lleva a FLOTUS. Repito, POTUS se lleva a FLOTUS… No, destino desconocido.

Sin embargo, Melania no sabe nada de todo esto y, como no le gusta lo más mínimo que la lleven a la fuerza, le clava las uñas en el dorso de la mano a su marido.

— FLOTUS ha atacado a POTUS. Repito, … No, con las uñas… Tampoco, en el dorso de la mano… Sí señor, eso no es un ataque… Sí señor, me olvido… No señor, no me gusta regular el tráfico…

— Donald, ¿se puede saber qué es eso tan urgente?

— Verás, es que el genio de la pera ofrece deseos, cinco pero uno ya está, no hace falta hablar de ello… son para seguir en el cargo, y no puede cambiar el pasado pero sí el futuro, y así yo Presidente cuatro años más y el otro no. Pero no te arrimes al genio que va muy salido desde 1992, si acaso dale güisqui del bueno, pero sin ponerte a palpo, que le gusta con hielo. El güisqui, no el palpo, claro. ¿Entiendes?

— Ni una palabra.

— Es igual. ¿Quién es ese tío que estaba en tu despacho?

— Un amigo de Ivanka que me asesora espiritualmente. Y no es asunto tuyo.

Y una mierda, que aquí todo es asunto suyo. Para eso es el Presidente. Tendrá que sacarle de qué va la cosa, porque a él tanta prestancia le huele a abogado de divorcios, que ya ha conocido a unos cuantos. Y que sea un recomendado de su hija tampoco lo tranquiliza, que ya le ha visto las intenciones de promocionarse para 2024…

El Presidente abre la puerta del despacho hueval. Melania entra detrás de él, precavida. En la butaca del escritorio presidencial se ha puesto cómodo el genio, con las flacas piernas enfundadas en medias de color naranja… No, es una falsa impresión, no lleva medias. Ni ropa interior. Solo una especie de camisola, que no oculta cuánto se está alegrando el ser mágico de ver a Melania.

— ¿En serio, Donald? ¿Eso es un genio?

— Oh sí, mi señora, soy el genio del Irrigador Mágico Presidencial, siempre dispuesto a cumplir los deseos del presidente, por detrás o por delante. Ya, ja, ja, … Y por supuesto, los tuyos son pro bono, ya me entiendes, boni.

— Déjate de gilipolleces, genio, y explícale a Melania cómo me vas a dar otra presidencia.

— ¿Otra presidencia? – Se abraza a sí misma Melania. – ¿Cuántos güisquis lleváis?

— Venga genio, ¡explícaselo!

— Bueno, si ese es tu deseo… Sin alterar el pasado, solo el futuro, puedo proporcionar hasta cinco deseos al presidente saliente, de los cuales tu esposo ya ha gastado dos, y quedan tres.

— ¿Cómo que he gastado dos? ¡Tramposo!

— A ver genio, ni caso al imbécil. Explícamelo a mí.

— Un placer, Melania. Pues verás, antes me pidió ser presidente, y como ya lo era, pues se lo concedí. Ese fue el primero. Ahora ha expresado su deseo de que yo te explicase cómo funciona el negocio de los deseos, y yo lo he hecho. Y con eso, van dos y quedan tres.

Fucking[4] esto y fucking lo otro… – Andaba gritando por toda la sala el Presidente.

— ¡Cállate imbécil, que aún quemarás otro deseo! – Le replica Melania.

— Ah, ¿sí? Pues este imbécil ha llegado a presidente de los EAUA, para que te enteres. Y que sepas que no me engañas, que ese tío que estaba contigo no es un asesor espiritual.

— ¿Que no es un asesor espiritual? Y a ti qué te importa, idiota, ¡¡que has sido el presidente más idiota de los EAUA en toda su historia!!

— ¿Y ahora idiota? Pues vamos a verlo, lista. ¡Genio, deseo que Melania me diga quién es el tipo que estaba con ella cuando he ido a buscarla!

El genio agita una mano hacia la mujer, y esta no puede menos que responder.

— Es un asesor legal en cuestión de rupturas matrimoniales que me ha recomendado Ivanka. Pienso dejarte en cuanto salgamos de la Casa Blanca. ¡Asqueroso, que eres un asqueroso!

— ¡Ja, lo sabía! Pues de eso nada, monada, porque no voy a salir de aquí tan fácilmente con los tres deseos que me quedan del genio.

— Lo tuyo no son los números, presi… Tres llevas en realidad, dos te quedan. Y ahora, Melania, ¿te importaría ponerme un güisqui con hielo, y luego sentarte a mi lado? Creo que tenemos tanto de qué hablar… ¿Quién es Ivanka, por cierto? ¡Espera! ¿No será la hija de este…?


Continuará… (o no)


[1] Como ya explicamos en el capítulo anterior, es hueval, y no oval, porque tiene forma de huevo y no de ovo, que nadie sabe lo que es. Ese es un secreto que solo conocen los presidentes. Se lo había dicho confidencialmente su predecesor, un negro bastante estirado.

[2] Son los nombres en clave del Servicio Secreto para el Presidente (POTUSPresident of the United States) y para la primera dama (FLOTUS – First Lady of the United States).

[3] En inglés Where the fuck… También podría haberlo traducido por ¿Dónde cojones…? pero me apetecía ser original.

[4] Me ha dado pereza traducir. Lectores, podéis sustituirlo por lo que sea más habitual en vuestro contexto. Por ejemplo, ¡¡cagüen to lo que se menea!!

Un comentario sobre “Cuento del ganador que perdió unas elecciones (2): cuatro deseos.

Agrega el tuyo

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Tus Personajes Históricos

Somos un grupo de personas que queremos traerte las mejores historias de los personajes más destacables que jamás hayan existido.

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: