¿Nos vacunamos? Sí, no, sí, no, sí…

Según el plan estratégico de vacunación español, aún falta bastante para que quienes no somos sanitarios, ni “personas que no son válidas“, como decía el inefable presidente de los castellanos manchegos en abril, recibamos la vacuna para la COVID-19. Podemos por tanto sentirnos tentados a procrastinar eso de si nos vacunaremos cuando llegue el turno, decidir que no es algo en lo que merezca la pena pensar ahora mismo.

Claro, que esto tiene una segunda vertiente, y es que si un familiar, amigo, o incluso allegado, nos pregunta, la respuesta más probable que le daremos es que “Uf, no lo tengo claro“, “Pues no lo he pensado“, “Ya iremos viendo“, … Y es exactamente de esta forma como se crea un estado de opinión, un caldo de cultivo de la duda que acaba beneficiando al diablo. O sea, figuras literarias al margen, al virus.

Porque quizás este sea el primer punto en el que tengamos que hacer una parada: el virus SARS-COV2, así llamado porque ya existió un SARS-COV1 a principios de milenio, no es un enemigo, ni hay una guerra, ni ninguna otra tontería por el estilo. Los virus no son más que mecanismos biológicos que tratan de conseguir lo mismo que cualquiera de las demás especies en la naturaleza: crecer y multiplicarse tanto como puedan. Lo mismo que los humanos, y que los muchillones (vale, esta palabreja me la he inventado) de bichejos con los que convivimos habitualmente.

Dicho de otra forma, no es extraordinario en absoluto que un virus nos infecte, así que no hace falta buscar por ahí culpables extraños, ni asignar intencionalidades conspirativas. No hay un virus porque alguien quería aplicar una vacuna, sino que se ha desarrollado la vacuna porque este virus en particular es especialmente peligroso para nuestra sociedad. En lo social, el orden de los factores sí es importante.

Una vez sentada la necesidad del desarrollo de la vacuna, y subrayado que no es una excusa procedente de prácticas onanista-conspiranoicas, se me ocurre analizar una duda que puede sonar razonable: ¿Cómo se han generado vacunas en tan poco tiempo? ¿Qué pasos de seguridad se han saltado? La respuesta breve es que no se ha omitido ningún procedimiento de seguridad, simplemente se ha cambiado por completo la forma de enfocarlo gracias a que, por una vez, la generosa financiación pública y privada lo ha permitido.

Bien, lo primero que habría que explicar es que el propio virus ayuda. Muta relativamente poco, no es tan variable como otros virus para los que no hay vacuna, como el resfriado, o el VIH. Como las vacunas deben disponer de copias de segmentos de su estructura para identificar al virus, esta – insisto, relativa – estabilidad ayuda mucho. Ojo: no digo que uno de estos días no vaya a aparecer alguna variante mucho más puñetera que la cepa británica y otras anteriores, pero por ahora no parece probable.

diariomedico.com

Un segundo factor de enorme trascendencia ha sido la apertura de los datos científicos. Por ejemplo, pocos días después de que el virus hubiese sido identificado en China, ya había sido secuenciado y publicado, de modo que los laboratorios del mundo entero podían empezar a trabajar para combatirlo sin ni siquiera tener copias reales. Por comparar, cuando surgió SARS-COV-1 hacia 2003, la publicación de la información se retrasó varios meses, en 2020 unos días.

Un tercer factor ha sido la superposición de fases de desarrollo. O dicho de otra forma, se ha trabajado en paralelo: lo habitual hasta 2020 era probar con unas pocas personas (fase 1), esperar a tener los resultados, y sólo entonces buscar unos centenares de candidatos para la siguiente fase… Sin embargo ahora, tan pronto se obtienen los primeros resultados, se publican, y si son prometedores se pone en marcha la siguiente fase sin esperar a completar todos los procedimientos que conlleva la fase anterior. En cada paso, este ahorro es de varios meses. No hay pérdida de seguridad porque al final toda las fases se han publicado y verificado igualmente, solo que mucho antes. Además, en 2020 la búsqueda de personal para las pruebas se ha simplificado enormemente puesto que no ha sido necesario hacer publicidad, ni grandes esfuerzos de reclutamiento: los voluntarios han acudido espontáneamente por miles.

Pero el factor más importante de todos es, sin duda, la financiación. Esa lluvia de millones públicos y privados que ha permitido apostar por la producción de unas vacunas innovadoras antes de saber si podían siquiera funcionar. ¿Os ha sorprendido que al día siguiente de la aprobación de las vacunas de Pfizer y Moderna ya se empezasen a distribuir las dosis por Europa y EEUU? ¿No? Pues debería, porque todas esas dosis no se han fabricado en 24 horas. De hecho, las vacunas más punteras se han empezado a producir mucho antes de que finalizasen las fases de pruebas. Si todo iba bien, se han ganado meses, si algo hubiese fallado y la vacuna no se hubiese aprobado, todas esas dosis se tendrían que haber destruido y la inversión se habría perdido. Una apuesta financiera que nunca antes se había producido a este nivel, pero que, de nuevo, ha permitido ahorrar mucho tiempo, y ha resultado ser una inversión muy rentable para las primeras candidatas.

bbc.com

Me gustaría añadir una cosilla más personal antes de cerrar la entrada. Obviamente, no todo el mundo puede vacunarse. Siempre habrá gente que sea sensible a algún componente del compuesto, o sufra de algún tipo de antecedente sanitario que lo haga desaconsejable. Eso es algo que ocurre con cualquier medicamento.

También es cierto que no vacunarse porque no, así, sin motivo alguno, es un derecho de cada cual en un país dónde las vacunas no son obligatorias. A nivel individual, una vez alcanzada la inmunidad comunitaria con un porcentaje de población protegida en torno al 70%, bien por haber pasado la enfermedad o bien por las vacunas, la probabilidad de contagio será muy pequeña. Por tanto incluso quienes no se vacunen acabarán estando protegidos por sus convecinos.

Ahora bien, esto es como aquel tipejo que trabajaba conmigo (la anécdota es cierta) y que, cada vez que yo hacía huelga, se reía y me decía eso de que “Gracias por luchar por mí, porque si ganas yo también me beneficio, pero de momento estos días de huelga yo los cobro y tú no“. Es lo que en castellano se denomina un esquirol, en economía es el problema del free-rider (o polizón), coloquialmente un egoísta insolidario, y, en cualquier caso, un ser socialmente despreciable.


Con esto dejo esta entrada. Si alguien tiene preguntas, o está en desacuerdo con lo expuesto, adelante con los comentarios. Una advertencia, sin embargo: no voy a valorar bulos a menos que sean muy, muy divertidos. Para el tema negacionismos, alucinaciones varias y conspiranoias en general, os recomiendo la web de Maldita.es.


Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún personaje público ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Tus Personajes Históricos

Somos un grupo de personas que queremos traerte las mejores historias de los personajes más destacables que jamás hayan existido.

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: