Manifestaciones, violencia y disturbios: esa vandálica libertad de expresión.

No hace falta que os explique lo que está ocurriendo estos días tras el encarcelamiento del “supuesto” cantante – yo no estoy convencido de que el rap sea música, llamadme antiguo – Pablo Rivadulla Duró, alias Pablo Hasél.

Hay quienes afirman que el problema de fondo es la falta de libertad de expresión, porque España es una democracia incompleta. Otros prefieren fijarse en el dedo en lugar de la luna y afirman que con la violencia no se va a ninguna parte, y esto es un problema de orden público.

Y yo he decidido que tengo tanto derecho a dar mi opinión como los demás, así que la voy a dar. Y ya os lo digo, no os va a gustar.

Aquí va.


Vayamos por la parte contratante de la primera parte, o sea la libertad de expresión. Dice el artículo 20.1.a) de la Constitución Española de 1978 lo siguiente:

Se reconocen y protegen los derechos:

… A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

… Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

Constitución Española de 1978, artículo 20.1.a) y 20.4

Entre los derechos reconocidos, obviamente está el derecho a la vida. Y ahora veamos algunas muestras del arte procedentes del sujeto en cuestión[1]:

La represión nos asola. Pero grito: ¡merece una bomba Televisión Española!

Pena de muerte ya a las Infantas patéticas. Por gastarse nuestra pasta en operaciones de estética

Ojalá vuelvan los GRAPO y te pongan de rodillas.

Los GRAPO eran defensa propia ante el imperialismo y su crimen. Ya no os creen ni mediocres, no sois justos ni de rebote. ¡Merece que explote el coche de Patxi López!”.

“Siempre hay algún indigente despierto con quien comentar que se debe matar a Aznar gritándole España nunca fue Bien”.

No me da pena tu tiro en la nuca pepero. Me da pena el que muere en una patera. No me da pena tu tiro en la nuca socialisto. Me da pena el que muere en un andamio. No me da pena tu tiro en la nuca banquero. Me da pena el suicida por la presión del sistema. No me da pena tu tiro en la nuca millonario. Me da pena el que duerme hambriento en un banco.

Cómodo con el micrófono porque a farsantes destrono. ¡Que alguien clave un piolet en la cabeza a José Bono!”.

Como dije, esto se supone que es libertad de expresión, ¿verdad? Pues siguiendo esa lógica, que nadie persiga a quienes recomienden matar inmigrantes[2], o a los dirigentes religiosos que predican la yihad para perpetrar atentados como el de Barcelona[3], o al padre de una alumna que colgó un vídeo recomendando cortarle la cabeza a un maestro[4].

O, ya puestos a dar cancha a la tontería, consideremos un problema de libertad de expresión lo ocurrido en Cataluña en el otoño de 2017, liberemos a los presos empezando por Oriol Junqueras, y paguémosle el billete de regreso con nuestras disculpas al exiliado – Pablo Iglesias dixit – Puigdemont.

Conviene recordar que la sentencia – en mi opinión, con una condena excesiva pero no gratuita – no se aplica por lo que pensara Puigdemont y su mariachis, sino por lo que hicieron. Y eso es importante, porque aquella muestra supina de incompetencia política del Govern, y de los que le sucedieron propiciaron algaradas e inestabilidad de todo tipo, además de pérdida de peso social y económico de la región. Sin mencionar las vitaminas a VOX.

Antes de concluir este apartado, también convendría tener en cuenta que, en realidad, el tal don Pablo no ingresa en prisión por ofensas a las instituciones, sino por una acumulación de delitos – incluidos violencia y amenazas contra testigos – que hace saltar por los aires la suspensión de penas anteriores[5].

Dicho así, no es tan sencillo hablar de libertad de expresión cuando el tipo en cuestión es una amenaza cualitativamente similar a la del imán que recluta a jóvenes yihadistas para cometer atentados.


Vamos ahora con la segunda parte, el problema de orden público, o sea, de violencia en las calles.

¿Os acordáis de Gamonal[6]? ¿No? Pues un alcalde corrupto se empeñó en construirle un aparcamiento subterráneo y un bulevar a un barrio currante de Burgos. Durante meses los vecinos protestaron sin que nadie les hiciera el menor caso, hasta que un lumbreras decidió enviar a la policía en 2014, y se lio. Entonces y solo entonces descubrimos que Gamonal estaba en Burgos, y surgió una solución política: dejar a los vecinos en paz y envainarse aparcamiento y bulevar[7].

Noticias de Castilla y León: Condenan a cinco de los seis acusados por los  disturbios de Gamonal en 2014
Gamonal (Burgos) 2014: https://www.elconfidencial.com/espana/2017-12-20/gamonal-disturbios-burgos-condenados-cinco-acusados_1495887/

De modo que hay que matizar eso de que la violencia no es admisible en democracia. Lo es cuando la ejerces y tu tema – el que sea – entra con ello en la agenda pública. O sea, que algo de razón tiene el chaval que encargó la pancarta que abre este post, por triste que resulte reconocerlo. Y por cierto, si queréis leer la historia de esta pancarta, podéis hacerlo en El País del 23 de febrero de 2021.

Dicho esto, sospecho que los chicos y chicas que se molestan en cargar con letreros tan cuidado y sin faltas de ortografía no son los que montan los disturbios gordos, por más que vayan con ellos. Esa gente, y se ha dicho múltiples veces, son unos grupos o individuos que aparecen al final de las concentraciones, cuando quienes aún creen en la democracia liberal ya andan en retirada. No son cualesquiera que pasara por allí, sino que acuden con la intención, los medios y los conocimientos para causar el daño más viral – por lo espectacular – posible. Utilizan tácticas de guerrilla urbana publicadas y conocidas desde hace tiempo. Llevan en su mochila herramientas para el destrozo. Se conocen y coordinan.

¿No os lo creéis? Pues ya me explicaréis de dónde sacan martillos y escoplos a esas horas de la noche, si es simple moda que los muy malotes vistan de negro a imitación del Black Bloc, o por qué casualmente los disturbios suelen empezar cerca de lugares donde se encuentra un contenedor con escombros, o si el combustible utilizado para incendiar las barricadas ha caído casualmente en sus mochilas por si se les seca el mechero ZIPPO.

Ahora bien, también se ha dicho que estos jóvenes – porque suelen serlo, aunque no necesariamente – no están afiliados a ningún grupo organizado, y si acaso esgrimen vagos ideales comunistas o libertarios – cuando curiosamente ambas son ideologías claramente opuestas – o se definen con figuras genéricas como el antifascismo[8]. Para la policía y la clase política – excepto Pablo Echenique & Co, que los considera simplemente jóvenes antifascistas – son revolucionarios de extrema izquierda.

Pues yo tengo una teoría – en serio, de verdad de la buena – al respecto partiendo del mundo líquido de Baumann y el concepto de precariado de Guy Standing. Imaginad que existiera una clase social que ignora que lo es. Gente que no se afilia porque no es consciente de pertenecer a un grupo. Personas que no tienen ni idea de cómo resolver sus problemas porque ni siquiera los entienden, y mucho menos el sistema en el que se desarrollan. Su visión del mundo es tan simple, que roza la simpleza: ricos (y en otros entornos lejanos pero no tanto, judíos) nos putean y los que no piensan como yo son borregos. Y sus referencias no son pacifistas tipo Gandhi, o Martin Luther King, sino bandas terroristas como el GRAPO o la Fracción del ejército Rojo de la Baader Meinhoff.

Pongamos que hablo de jóvenes, y ya no tan jóvenes, que creen haber cumplido con lo que les han dicho – estudia una carrera para construir un futuro, vota para tener una democracia, trabaja duro y tendrás éxito, … – y ahora se encuentran en un mundo cambiante, repleto de incertidumbre, donde todo lo que les han contado ha resultado no ser cierto. Y no me refiero a que fuese mentira, sino que está lejos de ser seguro e indubitable.

Tienen estudios, han votado, pero con treinta y tantos años no han cotizado ni un día, o tienen que conformarse con repartir comida siendo falsos autónomos, o directamente en B, o han alcanzado los 45 años y nadie los contrata, o se les llama eufemísticamente becarios, … Se han manifestado, quizás incluso participaron en política ellos o sus hermanos mayores. Les dijeron que hiciesen su 15M, que participasen en asambleas… y nada. En 2008 les dijeron que sí, que la cosa andaba mal, pero que era temporal, que con unos arreglillos austeros se pasaría. Pero no pasó. Cuando parecía que las cosas iban algo mejor, doce años más tarde, llegó la pandemia y mandó parar. Y todavía están por llegar la consecuencia social y económica de la pandemia – de esta pandemia, porque vendrán más – y la peor de todas, las secuelas del cambio climático y la crisis energética, lo que llegue antes[9].

Y sin embargo, en el fondo, todavía creen. Les dicen que la independencia solucionará su problema, así que usan la violencia para defenderla. Les cuentan que Pablo Hasèl es uno de los suyos – que probablemente lo sea – injustamente – ahí es donde tengo mis dudas – encarcelado, y luchan contra el Estado para liberarlo.

Es un movimiento global, aunque con matices. En EEUU es la irracionalidad de QAnon y los seguidores a machamartillo de Trump, o de Bolsonaro en Brasil, o el movimiento de los chalecos amarillos en Francia. Todos ellos tienen características comunes: no están afiliados, o lo están de forma muy superficial; son personas que se sienten outsiders, fuera del sistema, y lo culpan por ello; unos se consideran conservadores, otros revolucionarios, pero en el fondo su postura política es meramente contextual, resultan ideológicamente intercambiables. Pero la característica más importante y unificadora es que están cabreados, muy cabreados.

Así, cuando un colectivo percibe que solo les han dejado la violencia como única herramienta para construir su futuro, la usará. Son la generación sin futuro, y si el único ladrillo del que disponen para construir uno es la violencia, que nadie se llame a engaño: nos lo arrojarán tarde o temprano.

Ahora bien, quede claro que esta violencia, en realidad, ni tiene que ver con el rapero, ni con la independencia de Cataluña, y si me apuran ni siquiera con la cortedad política española. Tiene que ver con los que sienten que los estamos dejando fuera, y se rebelan. Podrán ser irracionales y dispuestos a cometer crímenes, pero los ha criado esta sociedad de sus pechos.

Y ahora, ¿qué?


Referencias.

[1] Las rimas que llevaron a Hasèl a la cárcel – 19/02/2021: https://elpais.com/espana/2021-02-18/las-rimas-que-llevaron-a-hasel-a-la-carcel.html

[2] “Si viene un moro, o se despierta en la UCI o en una caja” – 31/01/2021: https://elpais.com/espana/2021-01-30/si-viene-un-moro-o-se-despierta-en-la-uci-o-en-una-caja.html

[3] Agentes del CNI y la Guardia Civil se entrevistaron cuatro veces en prisión con el imán de Ripoll – 08/08/2018 – 17/08/2020: https://elpais.com/politica/2018/08/07/actualidad/1533640276_604698.html

[4] Decapitado un maestro cerca de París. – 16/10/2020: https://www.lavanguardia.com/internacional/20201016/484112700625/paris-terrorismo-atentado-yihadismo.html

[5] Pablo Hasél: su historia judicial. – 21/02/2021: https://www.economistjurist.es/noticias-juridicas/pablo-hasel-su-historial-judicial/

[6] Qué está pasando en Burgos. – 13/01/2014: https://www.eldiario.es/escolar/pasando-burgos_132_5078443.html

[7] Días de furia y palos por Pablo Hasèl con los políticos como analistas. – 18/02/2021: https://www.eldiario.es/politica/violencia-hasel-libertad-expresion_129_7232131.html

[8] La amalgama violenta tras las manifestaciones por Pablo Hasèl. – 19/02/2021: https://elpais.com/espana/2021-02-18/la-amalgama-violenta-tras-las-manifestaciones.html

[9] Las predicciones de Bill Gates para el mundo pospandémico. – 22/02/2021: https://elpais.com/videos/2021-02-22/las-predicciones-de-bill-gates-para-el-mundo-pospandemico.html

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: