Una apariencia, ¿una especie?

Últimamente me obligan a salir a caminar fuera de casa. Lo recomiendan mis médicos, lo ordena mi familia, lo aconsejan mis lorzas, y lo suplica la báscula en la que me peso casi a diario. Queda así establecido que salgo con frecuencia a caminar un par de horas (exagerando en un 50%, más o menos) por las mañanas, pero sin ganas. Me aburre soberanamente.

Como no soy capaz de escuchar música sin mover mi trasero al ritmo aproximado del sonido percibido mediante los auriculares conectados vía diente azul (BlueTooth para los técnicos y sajones convencidos), dedico la parte excedente de mi capacidad craneana – que no es poca, que calzo un 62 de boina – a observar a mis conciudadanos durante esta pandemia, aunque sin alcanzar a comprender su comportamiento. Hasta hoy, cuando he sido capaz de elaborar una hipótesis aplicando técnicas de antropología, que aquí expongo:

Hipótesis: Sobre la Tierra conviven varias especies homo, de aspecto similar pero capacidad de procesamiento cognitivo extraordinariamente diferente, de las cuales tan solo una es deliberadamente racional y esforzada en el sentido que le otorga Kahneman.

Traduzco para los no versados en antropología, ciencia social que no debe ser confundida con la antropofagia, por mucho que se haya dado algún caso de antropoide con aerofagia. Para entendernos, que tirarse pedos puede ser pedestre, pero no es antropológicamente significativo.

Pues bien, aclarado ese punto, tradicionalmente se creía que las demás especies humanas – neandertales, denisovanos, etc… – habían desaparecido porque las había extinguido la especie Sapiens. Luego se supo que Sapiens no las había extinguido sin antes follarse a todo aquello con lo que se tropezaba. Lo que podríamos denominar técnicamente un protocolo APAFAE (Aquí te Pillo, Aquí te Follo, Aquí te Extingo), o proceso que denomino de follextinción.

Pues bien, yo afirmo que no solo la especie Sapiens sobrevivió, sino que lo hicieron otras, pero confundiéndose bajo una apariencia común.

Este hecho podría haber pasado desapercibido de no ser por la actual pandemia de COVID-19. No por la enfermedad en sí, sino por la visualización de diferentes déficits cognitivos en la gestión de las mascarillas. Desde la incapacidad de aprehender información relevante para la supervivencia, hasta la dificultad para procesarla, cualquier carencia cognitiva puede ser detectada al visibilizarse en forma de enmascaramiento/desenmascaramiento. Es lo que podríamos llamar el desenmascaramiento de especies Homo invasoras.

En la imagen de portada se establecen las pautas para reconocer a algunas especies, aunque no siempre resulte tan obvio porque las Sapiens tienden a esconderse para no acabar follextintas.

Deborah García Bello on Twitter: "• GUÍA DE MAL USO DE MASCARILLAS •… "
Ejemplar Sapiens probando disfraces de Stultus para camuflarse y evitar la follextinción.

Dentro de la clasificación taxonómica, el género de las diferentes especies y subespecies es común: Homo. A su vez, se subdivide en función del sistema de toma de decisiones empleado, en tres grandes grupos:

  • Homo Stultus. No es racional en el sentido de utilizar su mente con esfuerzo. Tampoco es capaz de retener la información, ni de comprender datos numéricos. Su tasa de reproducción promedio es alta porque actúa por instinto y se empareja mediante el protocolo heurístico CVCQ (Culo Veo Culo Quiero). Su lema es Libertad, porque dada la escasa potencia de su sistema racionalizador es incapaz de descartar ninguna opción, así que le conviene disponer de todas ellas para su uso libérrimo.
  • Homo Sapiens. Utiliza un sistema de toma de decisiones altamente racional y esforzado denominado EQMLP (Espera Que Me Lo Pienso), lo que está llevando su especie a declinar rápidamente debido a la lentitud en la toma de decisiones dentro de la esfera reproductiva. Esto ocurre porque mientras los machos se lo piensan, las hembras Sapiens acaban fertilizadas por Homo Stultus, mucho más rápidos y divertidos. Su lema suele ser soso, serio y formal, lo que conlleva el rechazo de apareamiento con hembras Stultus. Sí, también con ellas.
  • Homo Mixtus. Ejemplares mestizos, que se categorizarán en Sapiens o Stultus dependiendo de si su método lógico deductivo es el heurístico CVCQ o el esforzado deliberativo EQMLP. Es difícil determinar a simple vista qué grupo predomina, pero si se les solicita que se pongan una mascarilla resulta evidente su dificultad para comprender el mecanismo y o bien se tapan los ojos, o dejan la nariz fuera, o lo usan para sostener la papada, o incluso proteger el codo. No disponen de un lema porque se hacen un lío y les salen cosas como “un vaso es un vaso, y un plato es un plato“.

Otra prueba indudable de la existencia de diferentes especies conviviendo gracias a la confusión causada por la similitud física es la ausencia de empatía entre ellas, detectada porque, en ocasiones, ejemplares de especial estulticia emiten opiniones sorprendentemente sinceras, como la joven que afirmaba que los muertos le daban igual en un artículo de un periódico de tirada nacional, el dirigente autonómico que reconocía que los ancianos – se entiende Sapiens – eran mayoritariamente personas no válidas, o la administración territorial que utilizó la capacidad monetaria – mediante el indicador del tipo de sanidad: privada o pública – para determinar quienes podrían recibir asistencia.

En general esto es cierto para ejemplares Stultus y Mixtus, aunque no necesariamente para Sapiens que parte con el hándicap de disponer de una identidad moral. Otra razón para sospechar que es cuestión de poco tiempo que Homo Stultus acabe follextinguiendo a Sapiens, porque a Sapiens le preocupa el bienestar de Stultus, lo que resulta en una estrategia suicida desde el punto de vista de supervivencia de la especie.

Masas del género Homo, especie Stultus, demostrando sus capacidad heurística para suplir las carencias cognitivas.

Hemos – mi asesora de ficción y yo – tratado de obtener confirmación por nuestros pares, pero al solicitar confirmación o refutación al ilustre antropólogo, el doctor Cojonciano Cigoto, su respuesta “¡y yo que sé!” no ha resultado conclusiva:

  • Y yo que sé. – Así interpretada, parecería que el doctor Cigoto parece afirmar que él sabe algo, pero que no nos lo va a revelar, probablemente porque no hemos abonado su tarifa habitual.
  • Y yo qué sé. – En cambio, con esta segunda interpretación queda claro que el doctor Cigoto no tiene la menor idea de qué le estamos diciendo, así que nos ahorramos el gasto.

Visto el escaso éxito alcanzado con tan docto caballero, hemos abandonado el intento de revisión, aunque eso suponga publicar el artículo en esta mierda de blog en lugar de hacerlo en una revista científica.


Seguiremos informando a medida que la teoría se desarrolle, aunque agradeceríamos, tanto Blasa como yo mismo, otros resultados de experimentación paralela.

Gracias y un saludo de parte mía y de mi asesora.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Vota y Calla

No te metas en lo que SÍ te importa

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: